Escritura con espada de la fe
...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen

Documento en formato PDF



Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos

Rollo manuscrito antiguo



Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras

e-Sword



Visualice temario de nuestra web

PC de escritorio




Blog de Visitas

Visita nuestro Blog de reflexiones sobre el Creador y Su creación


La verdad sobre la creación y la evolución

por Leonardo Betetto


Analogía del universo como una goma contraible y expandible

Para comentar sobre este apasionante tema, quisiera hacer una pequeña analogía de cómo funcionaría el universo en el modelo que quiero proponer, para lo cual voy a recurrir a la construcción de una gran ciudad; digamos, una maqueta de tamaño reducido, obviamente; algo así como de diez metros por quince (ciento cincuenta metros cuadrados). Vamos a suponer que el material es espuma de alta densidad, aunque también sería válido el material moderno de las colchonetas de tatamis de artes marciales, esto es, goma eva; lo importante es que sea un material de alto índice de recuperación de forma luego de ser comprimido, lo cual es característico en estos materiales. Pues bien,esta ciudad está diseñada en este material con las dimensiones antedichas. Los edificios, las casas, los autos, las personas, los árboles, todo el mundo que se pueda conocer en una gran ciudad, reproducido en ese material.

¡Ahora hagamos algo! Comprimamos esta ciudad hasta que tenga unos diez centímetros de diámetro, lo cual, por supuesto, requerirá de mucha fuerza, pues la capacidad elástica del material se opone en sentido opuesto a la fuerza compresiva. Lo más interesante viene ahora, pues le pedimos a la máquina que la comprimió que la suelte de golpe, lo cual producirá paulatinamente un proceso de armado de todas las estructuras de la ciudad, como si soltáramos un resorte, hasta que todo haya tomado el tamaño natural, pero con forma, no algo amorfo, por deducción, de acuerdo a nuestra ciencia. Eso hasta se puede describir matemáticamente, pero no es el tema aquí.

El Big Bang: Inicio de la expansión del universo

Note aquí, por favor, la analogía que queremos traer respecto del universo: el material comprimido es el universo antes del Big Bang; y luego de soltarlo, se produce el proceso de “creación” y a su vez podemos llamarlo “evolución”, de una masa geométricamente homogénea y comprimida, hacia una masa organizada de material que forma parte de las cosas. A su vez, el material tardará un tiempo en volver a tomar su textura y posición original, de manera que ese lapso podemos hacerlo equivalente en nuestra analogía a lo que llamamos “evolución”. Lo importante que acotar, es que la información necesaria para armar la ciudad está puesta en la misma masa del material.

¡La evolución sigue un proceso coordinado, cuya información ya está puesta en el mismo material que estaba comprimido antes del Big Bang!

Pero podemos llevar esta analogía más allá aún, y decir que una vez alcanzada la compresión del material que arma la ciudad, unos diez centímetros, pasamos a codificar las formas de cierto tamaño, en información alineada en filamentos del material usado; y así sucesivamente, hasta que tenemos un punto ínfimo como modelo de la ciudad a crearse. Lo importante a tener en cuenta, es que hemos descripto un proceso creativo, y un proceso evolutivo, desde luego, en una analogía de lo que realmente sucede en nuestro gran universo, a formar galaxias que contienen estrellas, y a su vez estos, sistemas planetarios. La información la puso un ser inteligente, tanto en el universo, como nuestro pequeño modelo en goma o espuma. Lo que dinámicamente tiene que extenderse, como nos dice la misma Biblia, es el proceso evolutivo que va tomando forma en la medida que transcurre la dilación del espacio-tiempo. Que este proceso funciona con expansión y dilación lo dice la misma ciencia, y la misma Biblia:

“El que se cubre de luz como de vestidura, Que extiende los cielos como una cortina. Salmo 104:2

Y el verbo “extender” está en hebreo en forma imperfecta, lo cual nos permite afirmar que ese proceso está inconcluso todavía, y es la expansión que observamos en el universo el día de hoy. Cuando el Salmo dice cielos, es la palabra hebrea shamayim, la cual hace referencia al cielo atmosférico, y también lo que hay más allá. Esta expansión está absolutamente comprobada científicamente a través sobre todo de la llamada “inflación cósmica”, responsable de haber abierto la cortina de las ondas de rayos gamma de un segundo luego del Big Bang, a las ondas del fondo cósmico, cuya dilación es mil millones de veces superior. En otras palabras, el espacio-tiempo se ha dilatado mil millones de veces desde un segundo luego del inicio del Big Bang.

En nuestra analogía de la ciudad de goma, bien podemos decir que el cielo del cual nos hablan la ciencia y el Salmo, se supone es el que va ocupando la ciudad cuando soltamos el bolo inicial, y se va armando la misma. Pero esto no es novedad alguna, lo mismo ocurre con el proceso “evolutivo” que experimenta en el vientre materno un ser vivo, o bien en un huevo. El objeto inicial es un óvulo fecundado, el cual inicia un proceso de expansión inteligente, hasta formar nada más y nada menos que un ser vivo completo. En este caso la información está en el ADN del huevo fecundado. Así también digamos, hay un ADN cósmico, el cual está en proceso de lectura en esta gran evolución que experimenta el universo a sus distintos niveles, cuyo proceso más impresionante es sin duda el de la evolución humana.

Uniendo el modelo evolucionista con el creacionista

PERO ESTO NO DESCARTA LA PRESENCIA DE ELOHIM (Di-s)... ¡ESTO CONFIRMA LA PRESENCIA DE ELOHIM!

Toda la información para la creación mediante un proceso evolutivo expansionista esta puesta en el óvulo original que fue el universo antes de iniciar su inflación (expansión). Lo dice muy clarito la cosmología, y lo dice muy clarito la misma Biblia. Por tanto con este modelo hemos unido ambas cosas, y hemos puesto fin al conflicto entre los CREACIONISTAS Y LOS EVOLUCIONISTAS.

¡Cuánta información es codificada en ese óvulo inicial! Por supuesto que muchísima, a tal punto que un ser vivo, como el hombre, requiere de más de tres mil millones de pares de moléculas de base en el ADN, y no sabemos en su totalidad como y cantidad del proceso que sigue el universo, pero nos lo dice la Biblia misma: El universo es como un gigantesco sistema de datos registrados en su misma estructura, solo que necesita el tiempo necesario para desenvolverse, lo que da lugar a la teoría evolutiva, mejor dicho, CONFIRMA la teoría evolutiva, y alguien debe poner el ADN cósmico en su lugar. Esta información, que es increíblemente cuantiosa, está puesta a un nivel de detalle ínfimo, tal que como dice el Santo Maestro:

“Pues aun vuestros cabellos están todos contados.” Mt. 10:30

Y esa estructura que es hoy el ser humano, ya fue vista con antelación por el mismo Elohim, a tal punto que dice:

“Mi embrión (estructura enrollada) vieron tus ojos. Y en tu libro estaban escritas todas aquellas cosas Que fueron luego formadas, Sin faltar una de ellas.” Sal. 139:16

Es obvio que si los creacionistas se refregaran un poco los ojos, verían tan noble y real verdad, al igual que sus antagonistas evolucionistas, que quitan a Elohim de la verdad cuando comienzan a estudiar dicha teoría. ¡Las teorías no se oponen sino que se complementan! Las estructuras enrolladas son las más eficientes para almacenar información. Es por ello que los genes de los seres vivos tienen el ADN enrollado, pues sino serían moléculas de dos metros de largo.

Todo está escrito en el libro de Elohim (Di-s)

Es por esa función programática hasta el más mínimo detalle, que Elohim puede determinar el fin desde el principio:

Que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho...” Is. 46:10

¿Por qué puede Elohim hacer esto que dice el profeta? Pues porque la información que está detallada aún por el número de nuestros cabellos, la ha confirmado YHWH desde antes del Big Bang, tal como dice el Salmo 139:16. Digamos que, desde el principio de la evolución biológica, aún antes la química, está puesto en cada átomo que le precediera la información de en lo que debería ser luego, y esto responde a ciertos enigmas de la evolución.

Esta retórica aparece otras veces en la Biblia:

“según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él...” Ef. 1:4

Volviendo a la evolución: No sabemos en cuantas generaciones un ser pasa a ser otro, lo que sí sabemos es que el linaje es uno solo inicialmente, algo así como un salto que da la estructura molecular del ADN, y esto va en armonía con el medio ambiente. La noción de que las especies se adaptan por selección natural al entorno, es una excusa atea para sacar al GRAN PROGRAMADOR de la escena, esto es, a Elohim. Un solo linaje lo dice Pablo, Apóstol de Yeshúa (Jesús):

“Y de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres, para que habiten sobre toda la faz de la tierra; y les ha prefijado el orden de los tiempos, y los límites de su habitación.” Hch. 17:26

La frase creacionista “de una sangre” que dice el versículo, coincide perfectamente con lo que dice la ciencia: “Adán Cromosómico”. En otras palabras:

1 Las mutaciones genéticas no programadas son azarosas, y por lo general dan más deformidadque adaptación al medio ambiente .Por tanto esas mutaciones azarosas terminan con el proceso creativo en vez de formar parte de él.

2 Cada cierto número de generaciones, un linaje de una especie da un salto evolutivo, ya sea de forma espontánea en una, dos, tres, esto es, X generaciones, o quizás las necesarias para que los padres no vean tanto cambio repentino en la simiente que están prolongando en el tiempo.

Sabemos también por la Biblia, que este proceso ya cesó, pues Elohim había terminado su obra creativa en el día séptimo, que es el día en el que estamos, esto es, el reposo creativo de Elohim. Esta es la razón por la cual Elohim prohíbe la cruza de animales de distinta especie. Si este proceso no fuese programado por esa super inteligencia, y super poder que tiene Elohim en Sí Mismo, y no Le fue dado por nadie, sería análogamente como pretender que se arme una novela arrojando un millón de letras azarosamente sobre el suelo. Menos aún, si este conjunto de mutaciones azarosas - aplicado a la vida tuvieran que ser infinitas para que diera lugar un ser que evoluciona; esto es, infinitas tiradas de letras. Es obvio que el tiempo transcurrido desde que se inició la vida no es infinito, por tanto esta alternativa no es válida. La materia y la energía obscuras pueden ser parte de la codificación de esta información cósmica, tanto estática como dinámicamente.

Tampoco sabemos si este proceso de expansión es indefinido, o bien es cíclico, pues así - volviendo a la analogía como la goma puede comprimirse una vez, lo puede hacer mucho más de una; no lo sabemos.

Los seres celestiales y su creación

LA FALTA EN LA ESCRITURA DE LA DESCRIPCIÓN O MENCIÓN DE LA CREACIÓN DE LOS SERES CELESTIALES

Un detalle importante de la Biblia, es que no se nos dice nada sobre la creación en los seis días creativos de los seres celestiales, esto es, ángeles y arcángeles. Lo cual bíblicamente nos permite afirmar que puede haber más de un universo, y más de un principio para cada uno, en el cual o los cuales se hayan gestado estas vidas espirituales, pues dice la Torah:

B’reshyith bara Elohyim... (Gn.1:1)

En principio creó Elohim...

No dice: en el “único” principio creó Elohim...

Tampoco está la palabra, artículo determinante “el”. No hace falta que esté para que podamos escribirlo, pero tampoco se puede descartar que en realidad no va. Uniendo estos dos conceptos (la no mención de la creación angélica, y Génesis 1:1) ponemos en relieve que ha habido y posiblemente habrán otros principios. Es probable que los seres celestiales, como comentamos, existan como resultado de un proceso evolutivo de otro universo que ya no existe, y luego fueron hechos de energía pura, tal como seremos los humanos tras la resurrección de los muertos.

“Y así como hemos traído la imagen del terrenal, traeremos también la imagen del celestial.” 1º Co. 15:49

Y celestial, en este caso, hace referencia al tercer cielo, que es donde mora Elohim. Este tercer cielo evidentemente no es el cielo atmosférico, ni el espacio cósmico, sino una luz inaccesible, donde el hombre de cuerpo terrenal no tiene acceso.

“el único que tiene inmortalidad, que habita en luz inaccesible; a quien ninguno de los hombres ha visto ni puede ver, al cual sea la honra y el imperio sempiterno. Amén.” 1Ti. 6:16

Es obvio que los hombres, y el universo observable, y el no observable, pues solo vemos hasta 13.7 mil millones de años luz, es un gran átomo de espacio tiempo, que contiene la energía (la materia es una forma de energía: E=mc2). Ningún ser material, y la mayor parte de las formas de energía pueden escapar de él. Es como la tierra: podremos dar infinitas vueltas en avión alrededor de ella, o en barco, pero jamás escaparemos, a no ser que alcancemos una velocidad que nos ponga en órbita, como los satélites artificiales. Es obvio que los seres angélicos pueden escapar hacia el tercer cielo, pues ven el trono de Elohim, y le rodean (Job 1:6). Fuera de este universo, quedamos fuera del espacio-tiempo que le compone, por tanto es posible que entremos en la eternidad, pero con un principio, pues el único que está fuera del principio es Elohim, caso contrario no podría haberlo generado. El verbo hebreo bara indica la creación de algo nuevo, inexistente hasta el momento. Sin duda un proceso, y una realidad difíciles de imaginar, pues al menos a mí me resulta imposible vislumbrar estar fuera del espacio-tiempo. Y este es el tercer cielo que menciona Pablo, donde arrebatado, esto es, transformado en una esencia energética alterna al cuerpo humano, le fue permitido viajar, y ver cosas increíbles. Aunque Pablo no sabe si este viaje fue una visión, o bien fue el susodicho arrebato.

Los famosos registros akásicos: mitad verdad, mitad mentira

Los judíos ortodoxos suelen decir que los seres celestiales fueron creados en el segundo día, pero no hay evidencia en las escrituras, o bien fuera de ella sobre esta creación. En cuanto al “gran programa”, en el paganismo se habla de esta información, la contiene todo lo necesario para la creación del universo. Son los llamados en la Nueva Era como: registros AKÁSICOS; pero como esto procede del paganismo, donde reinan las mentiras de Satanás, lo más probable es que en efecto, existan, pero no sean accesibles por los seres humanos, pues jamás le pidió Elohim al hombre que hiciera algo teniendo en cuenta esta gigantesca cantidad de información. De hecho, no revelaría El Mismo cosas, si el acceso a ese gran “archivo de datos” fuese accesible por los humanos. De modo que con este argumento de la New Age estamos como siempre frente a Satanás, que dice la mitad verdad, y la otra mitad mentira, como fue ante Ewa, al Principio (Gn. 3:4).






Google Plus


(c) 2019 Leonardo Betetto - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
debarim.org

leonardobetetto.com