...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



La señal de los tres días y las tres noches de Jesucristo

por Leonardo Betetto




Aspecto más probable de Yeshúa, nuestro Señor

“…así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches.” (Mateo 12:40)

¿Usted lo sabía?

El Señor Jesucristo permaneció fallecido tres días y tres noches, esto es, desde el miércoles a la tarde (en la pascua judía), hasta el sábado a la tarde. Resucita cuando comienza el primer día de la semana o Domingo (en la Biblia el día comienza por la tarde), vísperas del inicio del día de las primicias de la siega, para presentarse él mismo como primicia de los resucitados ante Elohim el Padre.

“…y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones…” (Lc. 24:46-47)

Este conocimiento es muy importante, pues el mensaje central del evangelio del Señor gira en torno a su muerte, y resurrección al tercer día, y el arrepentimiento y perdón de pecados en su nombre a todas las naciones. 

Elohim llama a todas las naciones al arrepentimiento, y al perdón de pecados; así como a recibir el bautismo en el nombre de Jesucristo:

“…se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados…”
(Hch. 2:37-38).

De modo que Elohim le da un mensaje de ir a Su presencia por medio del evangelio. El está ahora invitándole a conocerle a Él y a Su Hijo Jesucristo, para vida eterna.

“Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, único Elohim verdadero y a Jesucristo, a quien has enviado.” (Juan 17:3).






(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org