...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Sectas cristianas, mesiánicas y nazarenas

por Leonardo Betetto



Índice

1. Jesucristo no re-fundó la religión
2. El evangelio del reino
3. La iglesia primitiva
4. Hacia la apostasía
5. Catolicismo Romano
6. Iglesia Ortodoxa
7. La reforma protestante
8. Anglicanos
9. Evangélicos
10. Mormones
11. Adventistas del Séptimo Día
12. Testigos de Jehová
13. Judíos Mesiánicos
14. Israelitas Nazarenos
15. Una reflexión final 

1. Yeshúa haMashíaj/Jesucristo no re-fundó la religión

Aunque parezca paradójico e increíble, Cristo mismo no dio origen a una nueva religión, sino que completó la que existía. Esto sería de esperar viendo hoy en día como ha proliferado la religión cristiana, en sus diversas denominaciones, cada uno con su credo, y sus grupos de hasta millones de creyentes. Es importante acotar el contexto religioso en el cual desempeño su ministerio Yeshúa. Yeshúa fue un varón JUDÍO, y si era judío es de esperarse que practicara alguna forma de judaísmo, obviamente.

¿Qué judaísmo practicó Yeshúa, y que trajo para el mismo?

Yeshúa enseño a rescatar el trasfondo bíblico del judaísmo, contrario a lo que se había instaurado desde hacía siglos en la nación judía, esto es, el judaísmo de los fariseos, y de los saduceos. No olvidemos que entre la entrega de la Torah o Ley, y Yeshúa hay más de trece siglos; de modo que con el tiempo la religión de los judíos había ido tomando distintos matices, a tal punto que estos maestros y ancianos de Israel, habían impuesto todo una serie de mandamientos de hombres, tal como sus sucesores hoy en día, estos son los rabinos; sobre todo los ortodoxos.

Por si se hubiera dado lugar a alguna duda, el dijo muy claro que no había venido a abolir la Torah o los Profetas, que lo que hacía es dar cumplimiento:

Mattityahu/Mt. 5:17-20 - "No penséis que he venido para invalidar la ley, o los profetas: no he venido para invalidarlos, sino para cumplirlos. Porque de cierto os digo, que hasta que perezca el cielo y la tierra, ni una jota, ni un tilde perecerá de la ley, sin que todas las cosas sean cumplidas. De manera que cualquiera que quebrantare uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñare a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los hiciere, y enseñare, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque yo os digo, que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y de los Fariseos, no entraréis en el reino de los cielos." (Reina Valera 1865).

Veamos las ideas que nos expresa Yeshúa:

  • No invalida la Ley o los Profetas, sino que los cumple.

  • No perecerá nada de la ley hasta que pasen el cielo y la tierra, lo cual no ha sucedido, de modo que la ley está en total vigencia.

  • Insta a guardar los mandamientos, siendo el así cumplidor llamado grande en reino.

  • Justicia mayor que la de los escribas y fariseos, es una mención clara a la apostasía reinante en el momento de parte del sistema religioso. Hacer una justicia mayor que la de ellos significaba volverse de todo corazón a la ley tal cual fue dada de antiguo.

Yeshúa, entonces, vino para llevar a la gente hacia un cabal cumplimiento de las escrituras, no a abolir nada de ellas.

Otra creencia común es que de la ley tenemos solo los diez mandamientos. Esto es una imprecisión, pues fueron dados cientos de mandamientos (Debarim/Dt. 27:4). También se suele decir que si bien Yeshúa cumplió la ley, el la invalidaría luego de consumar el nuevo pacto. Esto también es falso, pues luego de resucitar hay testimonio de judíos andando en la ley, tal como fue Shaúl/Pablo, varón judío nazareno que era irreprensible en la ley (Fil. 3:6).

Entonces, Jesús promovió una forma de judaísmo que volvía a la senda antigua como forma de adorar correctamente a Elohim, esto es a la palabra pura, y la sana doctrina que es en la ley, y los profetas; no fundó una religión nueva.

Como parte del cumplimiento de la Ley, y los Profetas, Yeshúa completa la religión existente agregando su servicio en el plano del sacerdocio - no levítico - de MalkyTzedeq/Melquisedec. Esto tampoco implica formar una nueva religión, sino completar la existente. Por eso dice Apocalipsis que los verdaderos israelitas son los que guardan los mandamientos de Elohim, y tienen el testimonio de Yeshúa haMashíaj/Jesucristo (Ap. 14:12). Todo el servicio y culto del templo, y sacerdotes de la orden de Levy, son una figura del sacerdocio según Melquisedec en el cual ejerce ahora Yeshúa. Recibir el espíritu santo por la fe, por ejemplo, es parte de la realización plena de esa religión ya existente. Otro evento importante, es la propia sangre, y la definitiva, con la cual se presentó nuestro Amado Sumo Sacerdote ante Elohim.

2. El evangelio del reino

Hemos visto como Yeshúa fue un varón judío que restauró la verdad de la Ley y los Profetas, estableciendo como punta de flecha el anuncio del evangelio del reino de los cielos, esto es, predicar el arrepentimiento y el perdón de los pecados, y la fe en su nombre, tanto para los judíos como para los gentiles:

Lc. 24:46-47 - "y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Cristo padeciese, y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones, comenzando desde Jerusalén."

Nótese por favor que lo que Yeshúa ordenó fue predicar el evangelio, no el Cristianismo. El arrepentimiento y el perdón de pecados ya están dados en la ley y los profetas como mandamiento, de modo que se cumple perfectamente su apoyo al total cumplimiento de las escrituras. Inclusive la inmersión o bautismo en agua es parte de la misma purificación ordenada en la ley de Moisés (Nm. 31:23). También se dice que lo que resiste el fuego debe pasar por fuego, lo cual se cumple en el bautismo del espíritu santo (Mt. 3:11); de cómo el espíritu de Elohim va purificando como fuego que purifica los metales las almas de los creyentes (1 Cor. 3:13).

El evangelio entonces, está centrado en la persona de Yeshúa, en su muerte y resurrección al tercer día, y el arrepentimiento y perdón de pecados en su nombre en todas las naciones, comenzando por los mismos judíos.

Este tercer día es realmente un período de tres días y tres noches:

Mattityahu/Mt. 12:40 - "...estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches."

Esto está retorcido por el Cristianismo Oficial, quien niega rotundamente tan importante verdad del evangelio, estableciendo que Jesús estuvo muerto dos noches, pues dicen que padeció el viernes y resucitó el domingo. Dan por tanto un mensaje distorsionando de la señal del Hijo del Hombre, negado rotundamente tan importante evento para la redención. Se estima que Yeshúa padeció en la Pascua (Pesaj judío no según el calendario pagano cristiano), y debemos contar tres días y tres noches, para resucitar en el día de las primicias (haBikurim). No olvidemos que en el calendario festivo judío el primer día de semana de los panes sin levadura, son las primicias; entonces Yeshúa se constituye en la primicia de una nueva creación, la cual empieza el primer día de la semana. Así Yeshúa debió padecer un miércoles, y resucitar el sábado en la segunda tarde, cuando empieza el nuevo día bíblico. Podríamos extendernos más en la temática de Pesaj y los padecimientos del Cristo, pero esto es lo básico del evangelio, y no es el fin en el presente. Lo importante a notar, es que El cumple la Torah y los Profetas, lejos de abolirlos.

3. La iglesia primitiva

Ya vimos en que contexto religioso ejerció su ministerio Yeshúa, las cosas que agrega en su Sacerdocio ante Elohim, y también vimos cual es el verdadero evangelio del reino.

Ahora veremos quienes fueron esos primeros creyentes:

Yeshúa, cuyo camino fue preparado por el Eliyahu/Elías que habría de venir, esto es, Yojanán/Juan, anunció el volverse de corazón a la ley y los profetas, y el arrepentimiento y lavado en agua, por la inmersión. A esta predicación y labor ministerial se unieron muchos discípulos, y los apóstoles, tal es que ordena ir primero a las ovejas perdidas de la casa de Israel, y predicar el evangelio comenzando desde Jerusalén.

La llegada del espíritu santo en Pentecostés (Shavuot) muestra como se adhieren a la nueva iglesia miles de creyentes judíos, que a partir de cierto momento fueron llamados nazarenos:

Hch. 24:5 - "Porque hemos hallado que este hombre es una plaga, y promotor de sediciones entre todos los judíos por todo el mundo, y cabecilla de la secta de los nazarenos."

A la congregación primitiva de judíos se le llamaba "Secta de los Nazarenos". Así vemos que el término secta no es algo peyorativo, como el oficialismo cristiano actual inculca en las mentes de sus masificados fieles, enorgullecidos por una sensación más de pertenencia, que por el goce que les pueda traer tener el espíritu de santidad, que da testimonio que somos hijos de Elohim (Rom. 8:16).

Se pone en relieve muy claramente, que los primeros seguidores de Yeshúa eran una secta dentro del judaísmo, los cuales teniendo por maestro a Yeshúa, eran aún más devotos a la ley y los profetas. Ellos continuaron siendo judíos en su totalidad, cumpliendo con su fe, y completándola con la de Yeshúa, recibiendo la purificación en agua correspondiente:

Hch. 2:38 - "Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo."

Nótese que Pedro no les dijo: "conviértanse al Cristianismo", o "Háganse miembros de la iglesia", pues ese sentimiento se plenitud por el solo hecho de pertenencia, no existía en el evangelio original, sino que la pertenencia a la iglesia era una consecuencia de haber pasado por la puerta del evangelio (arrepentimiento sincero, y fe verdadera), que no es lo mismo.

El "padre de la iglesia" Epifanio habla de ellos de la siguiente forma:

(Epifanio; Panarion 29) - “Pero estos sectarios... no se llaman a sí mismo cristianos –sino “Nazarenos,”... Sin embargo son simplemente judíos completos. Usan no sólo el Nuevo Testamento sino también el Antiguo Testamento, como hacen los judíos... No tienen ideas diferentes, sino confiesan todo exactamente como lo proclama la Ley y a la manera judía –excepto por su creencia en el Mesías, si se quiere. Porque reconocen tanto la resurrección de los muertos como la creación divina de todas las cosas, y declaran que Dios es uno, y que su Hijo es Yeshúa el Mesías. Están adiestrados finamente en el hebreo. Porque entre ellos la Ley completa, los Profetas, y los ... Escritos ... se leen en hebreo, como ciertamente se hace entre los judíos. Son diferentes de los judíos, y diferentes de los cristianos, solamente en lo que siguen. Están en desacuerdo con los judíos porque han venido a la fe del Mesías; pero como aún están dirigidos por la Ley –la circuncisión, el Sábado, y el resto- no están de acuerdo con los cristianos... no son nada más que judíos... Tiene la Buena Nueva según Mateo muy completa en hebreo. Porque es claro que ellos aún la preservan, en el alfabeto hebreo, como fue escrita originalmente."

Ellos, como dice Epifanio, tienen la Besorah Mattityah/Evangelio de Mateo completo en hebreo, donde, según cierta versión que ha llegado hasta hoy, no se da la fórmula trinitaria del bautismo. Ellos hacían lavado en agua en el nombre de Yeshúa, tal cual se nos testifica muy claro en las escrituras que hacían los primeros creyentes. Epifanio se refiere a ellos ya usando un calificativo despectivo de "sectarios", y se critica también de ellos que a pesar de ser creyentes en el Mesías, y de todo su mensaje, seguían siendo judíos, cosa difícil de aceptar por un cristiano gentil de los avanzados siglos ya.

Hemos visto como fue proclamado el evangelio a los gentiles, de modo que se comenzaron a hacer discípulos de las naciones, a quienes se les instruyó de no circuncidarse ni guardar la totalidad de la ley, en consecuencia. A estos discípulos a quienes en su mayoría fue Pablo, designado para tal fin, se les empezó a llamar cristianos por primera vez en Antioquía:

Hch. 11:26 - "...y a los discípulos se les llamó cristianos por primera vez en Antioquía."

Estos discípulos tampoco fundaron el Cristianismo, sino que tenían por aquel entonces como única escritura el llamado hoy Antiguo Testamento (Tanaj por los judíos). Inclusive estas escrituras estaban disponibles en griego para los gentiles, a través de la versión de los Setenta, o Septuaginta.

A estos gentiles creyentes se les enseñó a guardarse de fornicación, de sangre, y de ahogado (Hch. 21:25), que no tenían que convertirse al judaísmo para ser salvos, de modo que ya se hace una distinción clara entre la porción de la ley en cuanto a ellos, pero por supuesto lo que debían guardar estaba en armonía con los judíos, es decir, parte de un tratado dado a los judíos. En otras palabras, ellos no debían hacerse judíos, pero lo que debían seguir estaba en los tratados judíos de fe y sana doctrina, que es el Antiguo Testamento, o escritura hebrea. No olvidemos que originalmente no estaba disponible el Nuevo Testamento, tal como ya Epifanio hacia el siglo IV lo menciona. 

Entonces, lo que se va dando en el mundo gentil es la asociación a una parte de ese judaísmo completado por Yeshúa, pero, incluso así, no llega en las escrituras a llamarse Cristianismo.

4. Hacia la apostasía

Los hombres de Elohim profetizaron que luego de su partida entrarían falsos maestros que descarriarían a la iglesia:

2 P. 2:1 - "Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras..."

1 Tim. 4:1 - "EMPERO el Espíritu dice manifiestamente, que en los venideros tiempos alguno apostatarán de la fe escuchando á espíritus de error y á doctrinas de demonios." (Reina Valera 1909).

Pablo dice que Satanás operaba mediante el espíritu de error (2 Cor. 2:11), aún mientras ellos predicaban. ¡Imaginen luego que partieron!

Y ya vemos en el siglo IV como un "padre de la iglesia" le llama sectarios a los judíos nazarenos, haciendo una crítica quizás porque ellos continuaban siendo judíos a pesar de su fe en Cristo. Con el paso del tiempo, comenzó a verse incompatible el ser judío con creer en el Cristo, precisamente por este espíritu que establece que la fe en el Cristo me haría un cristiano, pero no como fueron llamados los discípulos en Antioquía, sino como ya miembros de una nueva religión separada de las bases judías de la fe. Los padres de la iglesia son conocidos por sus comentarios negativos a cerca de los judíos. Y es ese espíritu, unido al de mantener arraigada las costumbres paganas, el que va llevando a paganizar totalmente esta nueva religión así formada en el mundo gentil.

¿Cómo llego así pues del punto A a punto B; el punto A siendo la sana doctrina de la ley y los profetas, y el punto B siendo la apostasía a toda marcha? Recordemos las palabras de los apóstoles: "...introducirán herejías destructoras..." ¿Qué es una herejía destructora? Son enseñanzas que se apartan de la verdad, y traen como resultado la destrucción de la sana enseñanza que podamos tener; un conocimiento distorsionado, y herrado, que destruye el cabal conocimiento de lo verdadero.

Podemos trazar una rápida radiografía del asunto tomando por un lado el credo de los apóstoles, y luego el credo establecido ya en el siglo IV, en el Concilio de Nicea:

Símbolo de los Apóstoles: "Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo su único Hijo Nuestro Señor..."

Este credo es sencillo, y destaca la condición del Elohim del Padre Todopoderoso, y Creador Supremo, y por su parte a Jesucristo, el Hijo de Elohim, y Señor. Luego (en el siglo IV) vemos otros avances en el Credo de Nicea, donde se introducen nuevas concepciones, oficializadas para la reformulada Iglesia Católica Naciente:

Credo del Concilio de Nicea: "Creemos en un solo Dios, Padre todopoderoso, creador de todas las cosas visibles e invisibles; y en un solo Señor Jesucristo, el Hijo de Dios; unigénito nacido del Padre, es decir, de la sustancia del Padre; Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero..."

Vemos que se introducen herejías destructoras de la que nos hablan los apóstoles antes de partir, y son dos, a saber:

  • Que Jesús es Elohim verdadero: esto contradice las palabras del mismo Jesús en Juan 17:3, donde nos declara que el único Elohim verdadero es su Padre.

  • Que Jesús es consubstancial (de la misma sustancia) que el Padre: este concepto es innovador cien por ciento, no existe pasaje alguno de la Biblia que anuncie que Cristo es de una misma sustancia que el Padre.

En otras palabras, en este concilio se establece la llamada "Divinidad de Cristo", y es el primer paso hacia la formulación de la doctrina de la Trinidad, la cual se erige definitivamente tras declarar que el Espíritu Santo es Elohim, en el siguiente concilio, y luego en el Credo de San Atanasio:

Credo de San Atanasio:  "...Ahora bien, la fe católica es que veneremos a un solo Dios en la Trinidad, y a la Trinidad en la unidad..."

Lo cual termina por desfigurar por completo el sano conocimiento de quienes son el Elohim verdadero, y Su Hijo Jesucristo. Esta doctrina introduce el concepto de que hay que adorar a tres personas divinas que son un mismo Elohim. Esto es un politeísmo camuflado, pues la falacia es que tres personas divinas son un mismo Elohim. Tres personas divinas son tres Dioses, no un Elohim. También podríamos extendernos en este asunto, pero tampoco es el fin del presente, solo diremos que es una herejía destructora de la cual nos hablaron los hombre de Elohim.

Esta apostasía ya en marcha, desfigurando por completo nada más ni nada menos que la noción de Quién es el Elohim verdadero, y su Hijo Jesús, no está sola; hay otras líneas de pensamiento que van llevando a lo que es el Cristianismo hoy en día, de cuyas principales sectas diremos algo a lo largo del presente. En el mismo siglo IV, se produce un punto de inflexión en la fe, esta vez tras la "conversión" de un emperador romano, que fue Constantino el Grande. Para esa época hay un cese de las persecuciones, pero la fe fue incorporada al Imperio Romano, no sin antes paganizarla, y los vemos por el cambio de los tiempos de la ley, en la fecha de la pascua cambiada (esa es la pascua que usted como cristiano le han hecho guardar), y el día de adoración fue cambiado del sábado (shabbat judío) al domingo: el día del sol.

Paulatinamente, se van incorporando muchas más herejías, a tal punto que la fe bíblica fue completamente cambiada, argumentando estar fundamentada allí. Es por ello que el Apocalipsis de Juan llama a este sistema "La Gran Ramera", pues prostituye las verdades de Elohim en pos de poder mundanal, y riquezas. En el libro se llama también al sistema: "Babilonia la Grande", trazando un paralelo con aquella ciudad donde se originaron las doctrinas paganas que profesan.

En general, la estrategia para la instauración sistemática de una doctrina apóstata es tomar por un lado la doctrina pagana, darle un matiz "cristiano", y usar para ello fuera del contexto las escrituras de la Biblia. Por ejemplo: la susodicha doctrina de la Santísima Trinidad tiene su origen en la doctrina pagana de las trinidades, donde los objetos de adoración se agrupan de a tres dioses. Luego usan pasajes de las escrituras para tratar de justificar lo que no es enseñado en ella.

5. Sectas cristianas: Catolicismo Romano

Hasta aquí hemos visto el surgimiento de una nueva religión, ya separada de aquel grupo de creyentes de Jesús, tanto judíos como gentiles, que formaban la primitiva iglesia de Cristo, apegada a la sana doctrina bíblica de la ley y los profetas hebreos. No obstante, con el paso de los siglos el mensaje del evangelio es transformado en una religión que con el tiempo se llamó Catolicismo Romano, o Religión Católica. A quienes no estuvieran de acuerdo con la misma de los tildaba de herejes, y se los perseguía, a tal punto que a los que conservaron costumbres en común con los judíos se los tachó con el término de "judaizantes". Si guardabas el sábado bíblico o shabat entonces eras un hereje judaizante, pero si guardabas el domingo pagano, día del sol, entonces eras un buen cristiano, y fiel practicante de la religión cristiana. Así vemos como la perversión reemplazó sistemática y oficialmente a la verdad de la Biblia.

El Catolicismo Romano tiene la mayoría de sus seguidores en el mundo Occidental, con más de mil doscientos millones de fieles, y con las siguientes quince doctrinas en su seno, las cuales no son bíblicas:

El culto a la Santísima Trinidad:

Ya vimos como paulatinamente se instaló este modelo de "deidad", el cual constituye con todas las de la ley una deformación absoluta del Elohim bíblico, y de su Hijo Jesucristo. Para tal fin se ideó inclusive una terminología propia de origen filosófico: sustancia, persona divina, relación, hipóstasis, etc. una terminología y doctrinas que trastornan por completo la fe bíblica, la cual es muy sencilla; pero ellos dieron origen al llamado "misterio de la Santísima Trinidad". No olvidemos que el enemigo espiritual busca que no conozcamos al Creador y a Su Hijo, y es precisamente lo que este producto de la apostasía ha hecho de ambos, una desfiguración de los mismos, y por tanto una negación encubierta. Recordemos las palabras de la Biblia, de que anticristo es el que niega al Padre y al Hijo (1 Jn. 2:22).

En este esquema de creencias caídas de la sana doctrina, de razonamientos vanos y filosóficos, de las cuales nos advierten los hombres de Elohim de no ser engañados:

Col. 2:8 - "Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías... y no según Cristo."

La Trindad antibíblica y anticristo es eso, filosofía griega, y es precisamente de la cual debemos cuidarnos de no ser engañados. No es según el Cristo, pues el nos dice que el único Elohim verdadero es el Padre (Jn. 17:3).

El nacimiento de María CON el Espíritu Santo:

La Biblia dice que Jesús nació de María a quien vino el espíritu de santidad, pero jamás dice que fuera sin padre biológico, esto es, José. No olvidemos que José era de la Casa de David (Is. 11:1; Lc. 1:27), y es de esta simiente que se prometió levantar al Cristo o Mesías. Si Jesús no tuvo por padre biológico a José, entonces no es Mesías. El culto a la madre con el niño en el paganismo dice que el susodicho nació sin padre biológico.

El bautismo en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo:

Esta expresión está en el texto griego de Mateo, la cual no figura en el Mateo Hebreo, lo cual cuadra con lo que hacían según el resto de los relatos, que se inmersaba en el nombre de Yeshúa (Hch. 2:38).

El culto a la Virgen:

El proceso inicuo es el mismo; la Virgen es el viejo culto a la Diosa Madre, que figura precisamente en la Biblia como el culto a la Reina del Cielo (Jer. 7:18), abominación ante YHWH (Yihwéh: El -que- Estará); título este que le da dicha religión a la madre de Jesús, cuando jamás ella tuvo semejante título. En general ellos le dan una serie de títulos o prerrogativas a la Virgen, los cuales no son bíblicos, respecto de aquella humilde y piadosa muchacha judía creyente, escogida para ser la madre del Señor. "Reina del Cielo, Siempre Virgen, Madre de Elohim, Inmaculada, Madre de la Iglesia", no son prerrogativas que ostentara aquella muchacha, ni que le hubieran sido dadas por Elohim. Vimos que la estrategia es resucitar el culto pagano, y luego dar una aparente justificación en las escrituras, lo cual se cumple perfectamente en este culto pagano.

El culto a los Santos:

No hay que confundir los santos bíblicos con los santos católicos. En la Biblia son santos todos los santificados por Cristo, lo cual difiere de lo que dicen en la Religión Católica, donde Santos son ciertos personajes fieles a su religión, que por cuya vida y obra los consideran de tal condición; los someten luego de fallecidos a un proceso llamado canonización, y luego les dan culto como a los dioses paganos, pues convengamos que dar culto (en la Biblia no hay "niveles" de culto, sino cultos, y eso es todo), independientemente del grado que sea, hacer oraciones, y depositar esperanzas de salvación en un ser humano, es convertirlos en deidades o dioses. La ley prohíbe terminantemente la comunicación con los muertos (Lv. 20:7), y desde ya el culto a dioses falsos (Éx. 20:3).

La Misa:

En la misa ellos dicen transformar el pan en el cuerpo de Jesús, y  el vino en su sangre, para luego recibirlo por vía oral. Esto es el levantamiento de los viejos cultos paganos, donde para recibir a la deidad se la ingería por vía oral. Jesús jamás dijo que le recibiríamos por vía oral, sino que le recibiríamos por fe (Hch. 26:18). Es por tanto la Cena del Señor, un memorial de Jesús, un anuncio de su venida, y donde está puesto en forma simbólica su cuerpo y sangre, pero eso no indica que un sacerdote pueda o deba transformarlos para luego recibir a cristo por la boca.

La inmortalidad del alma:

La Iglesia Católica enseña que los fallecidos no fallecen en realidad, sino que su alma se va al cielo o al infierno, o al purgatorio, dependiendo de su condición en vida. Las escrituras nos dicen que el hombre es un alma viviente, y que la misma muere hasta la resurrección (Ec. 9:5; Jn. 6:40). Es en el paganismo, donde es moneda corriente el asignar destinos de ultratumba a los fallecidos, a diversos cielos, infiernos, y lugares de purificación.

Los sufrimientos eternos:

Dicen que los inicuos serán atormentados por la eternidad, es decir, niegan la muerte segunda, claramente bíblica (Rev. 20:14). La Biblia dice que los inicuos serán atormentados en fuego, para luego nunca más existir (Mal. 4:3).

La navidad:

El 25 de diciembre el paganismo celebra el nacimiento del Elohim sol, fecha que incorpora el Cristianismo. No se sabe a ciencia cierta cuando nació Jesús. Lo más probable es que se trate de la temporada de Sukot (las Cabañas o Tabernáculos).

El Domingo:

El domingo era el día de reposo de los paganos, el cual fue oficializado e instituido por Constantino. En la Biblia no se santifica el Domingo sino el Sábado o Shabbat (Éx. 20:8). Tratan de justificarlo diciendo que se cambió en el Nuevo Testamento, lo cual es falso.

Las Pascuas:


Jesús padeció a instancia de Pesaj, esto es, la pascua judía, resucitando tres días y tres noches después. El Catolicismo enseña que Cristo padeció el viernes, y resucitó dos noches mediante, esto es, en el Domingo. Esto también es una copia del culto pagano solar, donde el Elohim muere en viernes y resucita en domingo, esto sea, en las pascuas floridas paganas, fecha que instituye también Constantino.

Las imágenes:

Los católicos se hacen imagen de todo cuanto rinden culto. Esto es un quebrantamiento del mandamiento que dice que no hay que hacerse imagen de nada en el cielo ni en la tierra (Éx. 20:4). Esto también es culto pagano, donde es común hacerse imagen de los dioses que se adoran.

El Bautismo de Niños:

Bautizan a los infantes recién nacidos, lo cual no es bíblico, donde el creyente luego de ejercer fe es bautizado (Mr. 16:16). Ellos afirman que el bautismo da la vida de la gracia, lo cual según la Biblia es por fe.

El Papado:

El Papado dice sustentarse en la Biblia, pero en la Biblia no hay Papas, sino apóstoles, y fueron únicos, no hay sucesión apostólica. El título de máxima autoridad religiosa es del Emperador de Roma. Así, terminado el imperio, el título quedó en el cargo de Papa. Se dice que el Papa es vicario del Cristo, lo cual tampoco es bíblico, donde la presencia de Cristo es irreemplazable, quien está presente donde se congreguen en su nombre (Mt. 18:20).

El Celibato:

Prohíben el matrimonio para los sacerdotes, lo cual es un cumplimiento de lo profetizado por los apóstoles, que los apóstatas de la fe harían esto en los siguientes tiempos a ellos (1 Tim. 4:1-3). 

6. La Iglesia Ortodoxa

Cuenta con más de trescientos millones de fieles, con la mayoría en oriente de Europa, y Rusia. Tiene un origen común con la Iglesia Católica de Roma, y tras varios conflictos se produce el cisma entre Oriente y Occidente en el siglo XI. Es algo así como la versión Católico Romana de Oriente.

No reconoce una autoridad máxima única, estando así dividida entre distintos patriarcados, siendo el que más fieles tiene el Patriarcado de Moscú.

La diferencia con la Iglesia Católica de Roma radica en tema del Papado, ciertas cuestiones organizativas, el Celibato, teologías en torno a la Virgen María, el purgatorio, y algunas cuestiones litúrgicas, así como el uso de imágenes de dos dimensiones en vez de tres.

7. La Reforma Protestante

Se llamó Reforma Protestante, o Reforma, al movimiento religioso cristiano iniciado en el siglo XVI, destinados a producir reformas en lo concerniente a las doctrinas, y la autoridad de la Iglesia Católica de Roma, la cual hemos ya analizado en sus generalidades, y sus doctrinas. El principal exponente fue el monje agustino alemán Martín Lutero, quien llevó a un cisma que dio origen al llamado Protestantismo, el cual cuenta con unos trescientos millones de fieles en todo el mundo.

Produjeron una reforma, la cual ellos suelen llamar "profunda", pero se dejaron muchas doctrinas de su base católico romana, tales como la Santísima Trinidad, las pascuas floridas, el domingo, el falso testimonio de dos días y dos noches, y el nacimiento sin padre biológico.

Gracias al apoyo de diversas autoridades civiles, la Reforma Protestante logró cambiar a una gran cantidad de iglesias cristianas estatales. Con el paso del tiempo, el protestantismo logró convertirse en la tercera rama del cristianismo.

Los elementos cuestionados de la Religión Católica fueron:

  • La autoridad suprema del Papa.

  • La salvación por la fe y las obras, dando origen a la llamada "Sola Fides", o salvación solo por fe.

  • Doctrina de las indulgencias, esto es, la remisión de ciertas faltas por parte del clero católico según ciertas circunstancias.

  • La insuficiencia de la "Sola Scriptura", o solo la Biblia como fuente de doctrina.

  • El culto a los Santos y la Virgen, así como el tema de la iconografía o uso de imágenes.

  • La Eucaristía (culto central de la misa).

  • Los sacramentos fueron reducidos de siete (bautismo, confirmación, eucaristía, matrimonio, penitencia, unción de los enfermos, orden sacerdotal), a dos (Bautismo y Cena del Señor). Se cambió el sentido para los mismos, quitando la noción de que son eficaces por si mismos.

8. Anglicanos

El anglicanismo es una reforma religiosa cristiana que se suscita en Inglaterra hacia al siglo XVI, esto es, en el auge del Protestantismo en Europa. Se motiva no obstante, entre un conflicto del entonces rey Enrique VIII con la Iglesia Católica, dado que quería divorciarse para contraer matrimonio nuevamente. Este cambio limita en la isla la influencia del Papado.

Esta religión es considerada un término medio entre católicos y protestantes, manteniendo muchos ritos similares a la Religión Católica, y considerando sucesores de los apóstoles a sus obispos, siendo la máxima autoridad, dado el contexto, el mismo monarca inglés. Considera la fe como único medio para la justificación ante Elohim, la Biblia como fuente, interpretada por la razón individual, y el matrimonio de los pastores. No obstante, tiene como símbolo de fe el Concilio de Nicea, el cual citamos se distancia bastante de la Biblia.

9. Evangélicos

Los mal llamados evangélicos, son diversas denominaciones, como los Bautistas y los Pentecostales, distribuidas por todo el mundo. Mal llamados así, pues el evangelio que predican tiene la misma base que el Catolicismo Romano, a saber, la Santísima Trinidad, la no paternidad biológica en Jesús, la señal de las dos noches en vez de tres, el bautismo en el nombre de la Trinidad en vez de Yeshúa, la inmortalidad del alma, los sufrimientos eternos, las pascuas floridas, la navidad, y el Domingo como día de culto. En otras palabras, son básicamente católicos, pues mantienen la misma base de fe, a las claras.

Son llamados así por la intensa "evangelización que llevan adelante", teniendo como punto de inflexión una intensa labor de testimonios personales de conversión. Los pentecostales promueven una manifestación mística del Espíritu Santo, a tal punto de transformar sus cultos en verdaderos shows de histeria colectiva. Según ellos, y tal cual lo conciben (la Tercera Persona de la Santísima Trinidad), el Espíritu Santo se manifiesta en el hombre con una intensa actividad emocional, gritos, expresiones exacerbadas, verdaderos espectáculos hasta públicos.

Un evangelio también falso que predican, es directamente el anuncio de que Jesucristo es Elohim, y que hay que darle culto como Señor de sus vidas. Por ende, tal como los católicos, oran a Jesús y al Espíritu Santo, debido a su base en la falsa doctrina de la Trinidad.

10. Adventistas del Séptimo Día

El término de Adventistas se deriva de la expectativa de la secta del advenimiento del Cristo, y del Séptimo Día, dado el hecho que reconocen el sábado como día de reposo, en lugar del Domingo, ampliamente aceptado, en su mayoría, por católicos y sus demás derivados protestantes.

De nuevo está presente el falso Elohim Santísima Trinidad, es decir, critican duramente la idolatría y el Domingo, pero sostienen la misma base que sus homólogos católicos, y sectas protestantes en general. Consideran al fallecido en estado de inconsciencia, tal como lo enseña la Biblia, y además promueven una vida en base al vegetarianismo y alimentos saludables.

El surgimiento de esta denominación se encuadra dentro del segundo "despertar" religioso durante el siglo XIX, y en EEUU. La inestabilidad social de la época llevó al estudio de las profecías bíblicas, de modo que uno de sus exponentes William Miller, determinó que la fecha de la segunda venida de Cristo sería en 1843. Tras no producirse, determinó otra fecha, que fue el 23 de octubre de 1844, obviamente herrando en sus cálculos. Otros de los pioneros fueron James, y Ellen White.

11. Mormones

También llamados Santos de los Últimos Días (SUD), tienen su origen en el entorno reformador religioso también del siglo XIX, en EEUU, en este caso por la labor de llamado por ellos profeta, Joseph Smith.

Los mormones creen en una versión propia de la Santísima Trinidad, siendo para ellos el Padre de un cuerpo glorificado, tal como el Hijo, nacido del Padre por un acto reproductivo antes de los siglos. Consideran también que los seres humanos fueron previos a estar en la tierra espíritus celestiales, es decir, también cuentan con una doctrina propia de la inmortalidad del alma. Recordemos las doctrinas bíblicas de que el Padre es invisible (1 Tim. 6:16). La Biblia tampoco enseña sobre una vida previa a la de la tierra para los seres humanos.

Joseph Smith habría recibido por una visión del Padre y el Hijo indicaciones de establecer erróneas todas las creencias hasta el momento, y levantar un nuevo movimiento que sería un pilar profético para la iglesia de los últimos días. Cuenta asimismo con la Biblia, el libro del Mormón, la Perla de Gran Precio, y Doctrinas y Convenios. Estos son sus escrituras, las que consideran todas con el peso de inspiración divina.

Otras de las características de los mismos, es la práctica de la poligamia de parte de algunos sectores, en EEUU.

12. Testigos de Jehová


Los Testigos de Jehová, o la Sociedad Watch Tower, tiene también su origen durante el siglo XIX en EEUU, de parte de la labor del religioso Charles Rusell. Rusell había estado en contacto con el movimiento Adventista de Miller, aunque su familia era de origen presbiteriano.

Esta denominación no acepta la doctrina de la Trinidad, ni acepta la navidad y fechas paganas; en su lugar tienen una acertada cristología, estableciendo que Jesús es Elohim, pero en un segundo lugar al Padre, al cual identifican como el único Elohim verdadero enseñado en la Biblia, el único a quien ha de darse culto. También consideran al espíritu de santidad como la fuerza activa de Elohim, siendo también esta una enseñanza correcta.

No obstante, señalaremos sus errores:

  • Predican un nombre sabido ya incorrecto para Elohim, que es Jehová, de Yehowah, con las vocales incorrectas en YHWH (e-o-a), en vez de i-e: YIHWEH.

  • Enseñan como mensaje central un evangelio de la futura tierra paraíso, cuando no es éste (ver más arriba - El Evangelio de Yeshúa).

  • Establecen que los ungidos son solo 144.000, cuando según la Biblia son todos los nacidos en Cristo (Rom. 8:9; 1 Cor. 3:16), y además identifican a éstos no con los 12.000 de cada tribu de Israel. Su cuerpo gobernante de EEUU serían parte de estos, cuando no prueban ser de las doce tribus.

  • Establecen que la parousía o manifestación del Cristo se produjo "en espíritu" en 1914, esto como resultado de sus cálculos proféticos, cuando la Biblia dice que Cristo se manifestará una sola vez en gloria, y que todo ojo le verá (Rev. 1:7).

  • Enseñan que es pecado recibir transfusiones de sangre, cuando la Biblia lo que enseña es que está prohibido comer todo tipo de sangre. Dejan así morir a sus creyentes por no recibir transfusiones.

13. Judíos Mesiánicos

Tal como lo indica su nombre, estos son enteramente judíos, pero mesiánicos, esto es, aceptan la mesianidad de Yeshúa haMashiaj (el Mesías) o el Cristo venido hace dos mil años, este es, Jesús, y en la restauración de Israel subsecuente que es en su nombre.

¿Recuerdan los que vimos sobre los primeros nazarenos, que eran judíos? Ellos serían un reavivamiento de esta antigua secta judía, excepto por el detalle de que a pesar de ser judíos, sobre todo ortodoxos, y de modos ortodoxos, están influidos por el Cristianismo, en el sentido de algunas de sus doctrinas, tal es que muchos son inclusive trinitarios (Si... ¡Otra vez la Trinidad!), cuando esto no fue así para la primitiva congregación judía de creyentes. Esta influencia del Cristianismo apóstata está denotando el origen reciente de este reavivamiento, que se da en la labor de evangelización para los judíos iniciada en el siglo XIX, y XX.

Las corrientes tradicionales de judaísmo no consideran a los mesiánicos como una forma de judaísmo, aunque el Estado de Israel los considera a la hora de la ciudadanía israelí, y todos los beneficios del retorno, y la exención de los impuestos de las sinagogas. Actualmente existen alrededor de un cuarto de millón en EEUU solamente.

14. Israelitas Nazarenos

Desde hace algunas décadas está tomando auge la llamada "Secta de los Nazarenos", específicamente "Israelitas Nazarenos". Tanto al judío como al gentil se los considera cuando se hacen miembros como israelitas, solo que no promueven la circuncisión para el varón. En general tiene un modo judío en parte ortodoxo para el culto, aunque rechazan muchas prácticas rabínicas, que no se condicen con la Torah Escrita.

Ellos afirman estar poniendo en el contexto hebreo las escrituras del Nuevo Testamento, no obstante, señalaremos algunas cosas incorrectas sobre los mismos:

  • Enseñan a dar el diezmo, lo cual no cuadra con el comportamiento en relación a la Torah del Nuevo Testamento, donde vemos dar ofrendas, pero jamás el diezmo.

  • Sostienen al igual que el Cristianismo Masivo Apóstata la creencia de la teogamia, esto es, que Yehoshúa nació de la unión del espíritu de Elohim con una mujer, es decir, son también anticristo, pues al negar la paternidad biológica de Yosef/José, es negar la ascendencia a David del Mesías.

  • Llaman al Nombre Sagrado Yahweh, cuando la forma correcta es Yihweh.

  • Hebraizan las palabras ya puestas en griego en el Nuevo Testamento, dándole un toque de semiticidad.

15. Una reflexión final

Dados todos estos hechos y realidad, se hará quizás usted la siguiente pregunta:

¿Cuál es la verdadera iglesia de Jesús / Yeshúa, y el Israel de Elohim (Di-s)?

Habiendo tantas denominaciones e ideologías, cada una con más o menos aciertos y desaciertos, lo que nos queda por entender quizás, es que sencillamente la iglesia de Yeshúa es la integrada por todos aquellos redimidos por el Cordero, que hayan recibido el sello del espíritu de santidad, y hayan sido constituidos nuevas criaturas en el evangelio.

2 Cor. 5:17 - "...si alguno está en Cristo, nueva criatura es..."

Rom. 8:9 - "...Y si alguno no tiene el espíritu de Cristo, no es de él."

Notemos ante todo, que es de Cristo aquel que tiene el espíritu del Cristo. Los apóstoles jamás predicaron el sectarismo, esto es, que haya que pertenecer a alguna religión o secta en especial para ser de Cristo, de modo que eso responde nuestro planteo, respecto de quienes son aquellos que han formado a lo largo de esta era todo el cuerpo del Señor. Y recordemos que el espíritu de Cristo es el espíritu de verdad (Jn. 14:7), de modo que todo aquel que lo tenga se sentirá por lo menos movido a indagar sobre la verdad. Elohim nos ha dejado la Biblia para que por Su espíritu como guía podamos llegar a ella, pues como esta escrito:

1 Jn. 2:21 - "...porque ninguna mentira procede de la verdad."

Si las denominaciones han caído masivamente de la sana doctrina, es porque fueron guiadas por el espíritu del mundo, no el de Elohim, y de allí que no pudieran llegar a la verdad. Recordemos que la Biblia nos enseña que civilizaciones y generaciones completas pueden apostatar de la verdad. La mentira no tiene que ser un fenómeno excepcional y aislado como muchos enseñan, sino que puede ser el estandarte de todo un mundo completo:

Amos 8:12 - "E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de YHWH, y no la hallarán."





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org