...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Refutando la doctrina del pretribulacionismo, o rapto secreto

por Leonardo Betetto



Las escrituras nos enseñan que nuestro señor Yeshúa (Jesús) recibirá a los santos en el aire, cuando retorne del cielo para ejercer su reinado. Siendo previamente transformados, glorificados, o bien, convertidos sus cuerpos en incorruptibles.

Esta escrito:

Mattityahu/Mateo 24:37-41 - "Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre. Entonces estarán dos en el campo; el uno será tomado, y el otro será dejado. Dos mujeres estarán moliendo en un molino; la una será tomada, y la otra será dejada."

El rapto

A esta doctrina se le suele llamar habitualmente en el medio como: el rapto, o arrebatamiento. La palabra griega en el texto de Mateo es: παραλαμβάνω (transliterado como paralambáno), que designa el acto de recibir, tomar. Es decir, dos mujeres estarán moliendo en el molino, y una será recibida, y la otra será dejada.

Dice Pablo a los Tesalonicenses:

1 Tes. 4:17 - "Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor."

Aquí en recibir el término en griego es otro, y es: ἀπάντησις (apántesis), que a diferencia del anterior más que el acto de recibir algo, tiene un contexto de reunión y encuentro; en este caso usado para describir el encuentro con el Señor.

Las escrituras nos enseñan que llegado el momento, los santos en el Señor serán unos transformados, y otros además resucitados, precisamente por la redención que se les otorga en Yeshúa, quien se dio a si mismo en rescate por muchos:

1 Cor. 15:45-47 - "Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente; el postrer Adán, espíritu vivificante. Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. El primer hombre es de la tierra, terrenal; el segundo hombre, que es el Señor, es del cielo.

Hasta ahora todo bien, pues existe una predicación que trastorna no el hecho en sí, del cual nos habla claramente la escritura, sino de las circunstancias en las cuales tendrá lugar tan extraordinario evento, haciendo precisamente de dicha escritura, amoldamiento e interpretación antojadiza y selectiva, para apoyar lo indemostrable. En este último caso, pues, se suele predicar que dicho rapto o arrebatamiento será en secreto para toda la humanidad, y que será antes de un período de tribulación de siete años.

Según esta doctrina, el Señor Yeshúa retornará del cielo en forma secreta para tomar a su iglesia, sin que se entere el resto de la humanidad, e inmediatamente se dará inicio a un período de sufrimiento y caos que durará siete años, y a su vez, inmediatamente vendrá el día del Señor. Habría, según los pretribulacionistas, por tanto, dos venidas para el Señor: una para el rapto secreto, y otra para reinar sobre la tierra. 

Es importante aclarar, en primer término, que no hay rastro de un rapto secreto en las escrituras, ni hay un período de tribulación y angustia de siete años seguidos, ni tampoco hay dos venidas de Yeshúa. Esta doctrina también enseña que la iglesia gentil será tomada en el rapto secreto, más el pueblo judío enfrentará la tribulación de siete años. Tampoco enseña la escritura que haya dos iglesias o distinción entre el judío y el gentil en cuanto a precisamente ser iglesia, como veremos.

El rapto será, pero no secreto

1. El rapto tendrá lugar, pero no será secreto: El mismo apóstol Pablo nos comenta que el rapto tendrá lugar tras el toque de trompeta:

1º Cor. 15:52 - "...en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados."

Es decir, habrá un toque de trompeta final, y audible por todos, que será una orden para reunir a los escogidos de los cuatro puntos cardinales de la tierra (Marcos 13:27), y para que resuciten los muertos; en el uno como otro caso, para ser transformados todos en cuerpo inmortal e incorruptible.

La doctrina del rapto secreto enseña que dicho toque de trompeta será solo audible por los escogidos, tanto los vivos como los muertos, de manera que el resto de la humanidad, como requiere dicha doctrina, no se enterará que llegó el Señor Yeshúa, sino que, según nos dice, el Cristo pegará media vuelta con su iglesia, y retornará al cielo. Esto es absolutamente falso, pues no hay ningún detalle adicional en las escrituras que nos enseñe que ese toque final de trompeta no será audible por todos los hombres del planeta, ya que, siempre que la escritura habla de un toque, este es audible:

Joel 2:1 - "Tocad trompeta en Sion, y dad alarma en mi santo monte; tiemblen todos los moradores de la tierra, porque viene el día de YHWH, porque está cercano."

Otro argumento presentado por los que creen en la doctrina del rapto secreto, es que se menciona que el día del Señor vendrá como ladrón en la noche (1º Tes. 5:2). Según se dice, el ladrón viene sorpresivamente y silencioso, por tanto así será la supuesta venida secreta de Yeshúa para supuestamente tomar a su iglesia. Analizando el contexto del día de la venida de Yeshúa, sabemos que será un evento visible y audible, de modo que se nos invita a interpretar de otro modo el pasaje de la carta de Pablo, específicamente que dicho evento será una sorpresa para el mundo. Si vamos a citar un ejemplo, se nos dice con mucha claridad que será un estruendo, lo cual se opone a la interpretación selectiva de que nadie sabrá lo que ha sucedido:

2º Kef/Pedro 3:10 - "Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo, y los elementos ardiendo serán deshechos, y la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas."

2. No hay un período de tribulación de siete años luego de un arrebatamiento: para sentar "bases" de esta doctrina, los defensores del rapto secreto mal utilizan la profecía de las setenta semanas de Daniel. La profecía nos habla del período que va desde la orden de reedificar el templo de Jerusalén, hasta la confirmación del pacto en la sangre de Yeshúa. Los exégetas de la doctrina analizada dicen que la última semana, es decir, la setenta, estaría separada de las sesenta y nueve restantes, las cuales se habrían cumplido en el pasado, quedando pendiente esta última para el futuro, cuando el anticristo confirme su pacto.

La profecía:

Daniel 9:24 - "Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos."

Las semanas son seguidas, y esto por el hecho de que se afirma que se expiaría la iniquidad, y se traería justicia perdurable. ¿Cuándo se expió la iniquidad? ¡Cuando Yeshúa se dio en el madero de tormento! Por lo tanto no hay bache entre la semana sesenta y nueve en el pasado, y la semana setenta, pues el hecho es claro; es una profecía sobre Yeshúa. El tiempo del anticristo no traerá ningún fin al pecado, y expiación de la iniquidad.

La tribulación es inevitable

3. Los cristianos o mesiánicos deberán enfrentar la tribulación antes de ser tomados por Yeshúa: las profecías más bien nos muestran que los santos deberán enfrentar la tribulación.

Respecto de este punto es necesario aclarar dos enseñanzas de las escrituras. Por un lado está la tribulación que sobreviene al impío como castigo de su obra de impiedad:

Romanos 2:9 - "...tribulación y angustia sobre todo ser humano que hace lo malo, el judío primeramente y también el griego..."

Utilizando este pasaje, los defensores del rapto screto o pretribulacionistas, dicen que la tribulación es para los impíos, por tanto los cristianos han de ser rescatados antes de cualquier tribulación para el mundo. Esta afirmación no tiene sustento en las escrituras, ni tampoco en la historia, pues vemos casos de como Elohim guarda perfectamente a Su pueblo cuando envía plagas y tormento sobre el mundo. Así fue con Israel en las plagas a Egipto, y así mucho antes supo guardar a Noé en el arca cuando el diluvio. Estos hechos son tomados por los pretribulacionistas como prueba de un supuesto rapto secreto, cuando precisamente los mismo le refutan, pues, una vez más, Elohim es poderoso para guardar a los Suyos de la angustia. Dicho sea de paso, en efecto, hay una tribulación que se da (y aquí está el segundo punto) en los santos, las cuales son necesarias que se den mientras están en este mundo impío. Yeshúa dijo que en el mundo los santos encontrarán aflicción:

Yojanán/Juan 16:33 - "...En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo."

Y esta será la aflicción que precisamente tendrán que enfrentar los cristianos antes de ser tomados por Yeshúa en su segunda venida, tal como está escrito:

Ap. 13:7 - "Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos..."

Este pasaje habla sobre la bestia haciendo la guerra contra los verdaderos cristianos, y discípulos de Yeshúa. Por tanto así, hay evidentemente un tipo de tribulación que los santos deben afrontar. Pero los pretribulacionistas confunden ambas tribulaciones, y así sientan bases para su falsa doctrina.

4. Como en las profecías se habla claramente de un período de tribulación para los santos, los defensores del pretribulacionismo enseñan que hay dos iglesias, una gentil, y la otra que es el pueblo judío. Esta doctrina es falsa, solo está armada para sustentar sus premisas indemostrables y contrarias a las escrituras; escrituras donde se nos dice:


Galatas 3:26-28 - "...pues todos sois hijos de Elohim por la fe en Cristo Yeshúa; porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Yeshúa."

Conclusión:

Entonces pues, hemos demostrado que hay un solo día de YHWH, y de la venida de nuestro Señor Yeshúa; que este día es el mismo de la resurrección y del rapto; que ese día será un día de estruendo, de toque de trompeta y de ardor de ira, por tanto visible y audible para todo el mundo, es decir, para los santos y para el mundo entero; que los santos deberán enfrentar cierta tribulación como consecuencia de su fe, y que la iglesia no está dividida para un rapto, y luego para quedar los judíos y enfrentar una supuesta tribulación de siete años. Yeshúa nos dice que como en los días de Noe será aquellos días (antes de su venida), y en los días de Noé habían tanto justos como pecadores, y supo Elohim guardar a los justos al mandar la destrucción para el malvado.

El problema subsecuente, es que los pretribulacionistas se encontrarán cara a cara con la bestia descrita en Apocalipsis, mientras esperan ser "raptados en secreto". Es decir, no la identificarán, pues para ellos la guerra contra los santos que hará la bestia será después que ellos sean supuestamente "raptados en secreto".

Las profecías son de suma importancia para el pueblo de Elohim, de modo que si nos deshacemos de las falsas doctrinas, como la aquí expuesta, estaremos mejor preparados.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org