...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



La profecía de las 2.300 tardes y mañanas

por Leonardo Betetto


La profecía de Daniel es para el tiempo del fin

En este estudio veremos como se desarrolla la profecía del libro de Daniel; la profecía de las 2.300 tardes y mañanas, o días.

Es importante destacar que 2.300 tardes y mañanas hacen un día completo; todo esto si lo analizamos desde la óptica de la misma escritura, pues está dicho en la Torah: "Y fue tarde, y fue mañana, un día" (Bereshit/Gn. 1:5). Nosotros no podemos especular, y decir, que se tratan de 1.150 días, pues serían la sumatoria por separado de tardes y mañanas, pues eso no es lo que dice la profecía.

La profecía está dada en el contexto de los hechos que siguieron al cautiverio de los judíos en Babilonia, pero al final de los hechos narrados en ellas se dice lo siguiente:

Dn. 8:17 - "...Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin."

Es decir, los hechos ya acontecidos antes de nuestra era van seguidos de profecía que tiene que ver con el tiempo del fin... ¿A qué se refiere Daniel con el tiempo del fin? Veamos que dice la misma Escritura con esos términos:

Mt. 24:6 - "Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin."

Santo Maestro Yeshúa usa el término fin para referirse al fin de esta era, tal cual podemos confirmar en Mt. 13:49, y Mt. 24:3. Por tanto la profecía de las 2.300 tardes y mañanas están dadas para el fin, es decir, el período de tiempo que antecede a la segunda venida del Santo Maestro.

Cronograma sintético sobre los eventos del fin:

 

 

No obstante, es cierto que han acontecido eventos relevantes que son figura de lo que acontecerá inmediatamente antes del fin, tal cual fueron los hecho del siglo II A.C. cuando Antíoco Epifanes invadió Tierra Santa, y sentó la abominación desoladora en el Templo, profanando de todas las cosas santas. Pero estos eventos de ninguna manera formaron parte del tiempo del fin, sino que son más bien del pasado bastante remoto. El rey Antíoco fue una figura de lo que será la bestia descrita en el rollo del Apocalipsis.

Citemos las profecías y sus respectivos contextos:

Dn. 8:3-26 - "Alcé los ojos y miré, y he aquí un carnero que estaba delante del río, y tenía dos cuernos; y aunque los cuernos eran altos, uno era más alto que el otro; y el más alto creció después. Vi que el carnero hería con los cuernos al poniente, al norte y al sur, y que ninguna bestia podía parar delante de él, ni había quien escapase de su poder; y hacía conforme a su voluntad, y se engrandecía. Mientras yo consideraba esto, he aquí un macho cabrío venía del lado del poniente sobre la faz de toda la tierra, sin tocar tierra; y aquel macho cabrío tenía un cuerno notable entre sus ojos. Y vino hasta el carnero de dos cuernos, que yo había visto en la ribera del río, y corrió contra él con la furia de su fuerza. Y lo vi que llegó junto al carnero, y se levantó contra él y lo hirió, y le quebró sus dos cuernos, y el carnero no tenía fuerzas para pararse delante de él; lo derribó, por tanto, en tierra, y lo pisoteó, y no hubo quien librase al carnero de su poder. Y el macho cabrío se engrandeció sobremanera; pero estando en su mayor fuerza, aquel gran cuerno fue quebrado, y en su lugar salieron otros cuatro cuernos notables hacia los cuatro vientos del cielo. Y de uno de ellos salió un cuerno pequeño, que creció mucho al sur, y al oriente, y hacia la tierra gloriosa. Y se engrandeció hasta el ejército del cielo; y parte del ejército y de las estrellas echó por tierra, y las pisoteó. Aun se engrandeció contra el príncipe de los ejércitos, y por él fue quitado el continuo sacrificio, y el lugar de su santuario fue echado por tierra. Y a causa de la prevaricación le fue entregado el ejército junto con el continuo sacrificio; y echó por tierra la verdad, e hizo cuanto quiso, y prosperó. Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? Y él dijo: Hasta dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado. Y aconteció que mientras yo Daniel consideraba la visión y procuraba comprenderla, he aquí se puso delante de mí uno con apariencia de hombre. Y oí una voz de hombre entre las riberas del Ulai, que gritó y dijo: Gabriel, enseña a éste la visión. Vino luego cerca de donde yo estaba; y con su venida me asombré, y me postré sobre mi rostro. Pero él me dijo: Entiende, hijo de hombre, porque la visión es para el tiempo del fin. Mientras él hablaba conmigo, caí dormido en tierra sobre mi rostro; y él me tocó, y me hizo estar en pie. Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira; porque eso es para el tiempo del fin. En cuanto al carnero que viste, que tenía dos cuernos, éstos son los reyes de Media y de Persia. El macho cabrío es el rey de Grecia, y el cuerno grande que tenía entre sus ojos es el rey primero. Y en cuanto al cuerno que fue quebrado, y sucedieron cuatro en su lugar, significa que cuatro reinos se levantarán de esa nación, aunque no con la fuerza de él. Y al fin del reinado de éstos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas. Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y causará grandes ruinas, y prosperará, y hará arbitrariamente, y destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos. Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana. La visión de las tardes y mañanas que se ha referido es verdadera; y tú guarda la visión, porque es para muchos días."

...12:8-12 - "Y yo oí, mas no entendí. Y dije: Señor mío, ¿cuál será el fin de estas cosas? El respondió: Anda, Daniel, pues estas palabras están cerradas y selladas hasta el tiempo del fin. Muchos serán limpios, y emblanquecidos y purificados; los impíos procederán impíamente, y ninguno de los impíos entenderá, pero los entendidos comprenderán. Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días. Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días."

La primera narración profética tiene que ver con los animales correspondientes que representan distintos reinos, y cuyos cuernos representan personas poderosas. El primer animal, tal como la misma profecía lo dice, es Media, y Persia, el cual arremete contra Occidente. Luego se detalla un reino que viene de Occidente sin tocar tierra, simbología de la rapidez con que Grecia creció hacia Oriente, y cuyo cuerno es Alejandro Magno. Pero el cuerno fue quebrado, simbología de la corta prevalencia del mismo, quien murió a los 33 años. De éste se repartieron cuatro reinos, entre los que se destaca el del Norte, el cual es el Seléucida, de donde se levanta Antíoco Epifanes, figura de la bestia que reinará al fin de los tiempos. De hecho, la ambigüedad profética tiene que cumplirse con la bestia que reinará a futuro, y es descrita en el texto.

La Cristiandad llama a este personaje "el anticristo", pero esto es un error, pues Shaúl/Pablo dice en su carta a los Tesalonisenses que la bestia se sienta en el templo de Elohim haciéndose pasar por Elohim... ¡No por el Mesías! Por su parte, el Mesías jamás se sentó en el Templo de Jerusalén, de modo que esta actitud que tendrá la bestia no se corresponde con el comportamiento del Mashíaj.

Esta bestia es el cuerno pequeño (recordemos que los cuernos son reyes) que se levanta de las cuatro divisiones del imperio, y paso seguido la profecía describe la sagacidad, el engaño y el manejo del ocultismo que hay en este rey, típico de los reyes paganos que han dominado el mundo: se interesan profundamente en el ocultismo. Adolfo Hitler fue un ocultista asérrimo, y así será la bestia que describe la profecía del Apocalipsis, que en su equivalente en Daniel es el cuerno pequeño que ocupa Tierra Santa. Los poderes paganos tienen así por elohim al dragón, que es el ojo que usted ve en la pirámide del billete del dolar. Si desea aundar en la temática, sírvase pinchar en este link:

http://www.debarim.org/nuevoordenmundial.htm

Tal como se describe, y tal actuó Antíoco Epifanes, la bestia se irá haciendo de mayor y mayor poder, y de mayor y mayor soberbia y tiranía. Ese es el período que vemos antes de que inicie la persecución contra el pueblo de los santos (Dn. 8:24):

Ap. 13:7 - "Y se le permitió hacer guerra contra los santos, y vencerlos..."

"Se le permitió" es una expresión que sin lugar a dudas está mostrando la potestad absoluta de Elohim, Quien entrega para gobernar, no que los gobiernos se levanten por casualidad u otro poder que pueda darlos.

Existen razones para pensar que la bestia invadirá Tierra Santa mientras aún los diez reyes aliados con ella todavía no le entreguen todo el poder a la misma; más está escrito:

Ap. 17:12-13 - "Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia. Estos tienen un mismo propósito, y entregarán su poder y su autoridad a la bestia."

Será entonces cuando se cumplan las palabras de la profecía, en lo concerniente al enaltecimiento inicuo de la bestia, y de su persecución contra el pueblo de los santos. Tal es así, como vemos en el gráfico, y aclara luego la profecía de Daniel, entre la toma de Tierra Santa, descrita en la profecía como la quita del rasgo continuo, como han traducido ciertas versiones, y la abominación desoladora, habrán 1290 días. 250 días antes de que la bestia instale su imagen en el templo para ser adorada, con el apoyo del dragón y del falso profeta, comienza el período de persecución de 1.260 días, o 42 meses que nos detalla Apocalipsis:

Ap. 13:5 - "También se le dio boca que hablaba grandes cosas y blasfemias; y se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses."

Lo cual es indicador inequívoco, que la toma de Ciudad Santa será tiempo antes que se le entregue el poder absoluto a la bestia, y se siente en el templo de Elohim, haciéndose pasar por Elohim:

2 Tes. 2:4 - "el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Elohim o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Elohim como Elohim, haciéndose pasar por Elohim."

La religión imperante será la de la bestia

El hecho que se oponga a todo lo que es objeto de culto, muestra como impedirá esta persona todas las religiones, las cuales habrán cesado, cediendo el lugar a la adoración del diablo, lo cual hacen desde siempre los iluminatis, con una fachada de ateísmo, el cual es totalmente falso. Ellos adoran al dios de la luz, o Lucifer.

Daniel lo dice así:

Dn. 11:37 - "Del Elohim de sus padres no hará caso, ni del amor de las mujeres; ni respetará a dios alguno, porque sobre todo se engrandecerá."

La profecía nos indica dos cosas relevantes: por un lado que este rey no hará caso del amor de las mujeres, esto es, no se interesará por religión alguna; pues mujer es símbolo de pueblo o "religión", en las Escrituras (Ap. 17:17), y además que no hará caso del Elohim de sus padres... Epahhhh... ¿Elohim de sus padres? Esto indica que la bestia procederá de un subconjunto del grupo humano bastante definido. En la Torah Elohim de los padres se refiere al Elohim de Abraham, de Yitzjaq/Isaac, y Ya'aqob/Jacob. Por lo tanto la bestia será semita, es decir, descendiente de Yishmael, Edom o Yisrael mismo. Aún en la Biblia "Elohim de nuestros padres es una expresión comprobada para los hijos de Yisrael (Dt. 6:7)". Por tanto, así como Hitler tenía ascendencia judía, no es de extrañarse que la bestia tenga ascendencia judía e israelita.

250 días después de haber recibido el poder de parte de los aliados diez reyes, la bestia instalará - como adelantamos - su imagen para ser adorada, lo cual se llama en la Biblia "LA ABOMINACIÓN DESOLADORA". Esta abominación estuvo en el reinado inicuo de Antíoco Epifanes, lo estuvo en el año 70 de nuestra era con la invasión romana, y lo volverá a estar durante el poder de la bestia. 1.290 días luego de ser tomada la Ciudad Santa será esta fecha. Hay una bendición del que se mantenga en los mandamientos y esperando a los 1.335 días, esto es, cuarenta y cinco días de aflicciones hasta desde que se instale esta abominación. La Biblia dice que los mártires de Mashíaj reinarán con el durante el milenio (Ap. 20:6).

Finalmente, luego de los 1.260 días en que los judíos piadosos se verán obligados a marchar al desierto, donde serán sustentados por ese lapso de tiempo, llega el GRAN DÍA DE YHWH, instancia en que retorna del cielo nuestro Santo Maestro, y cuando el templo es justificado. La traducción RV60 dice "el santuario será purificado", lo cual es una traducción errónea, pues la palabra hebrea aquí es "tzadaq", que significa, justificar, absolver. Es decir, será declarado justo ante Elohim luego de haber sido hollado por la maldad durante varios años.

Por tanto la visión del rasgo continuo, que RV60 traduce con poca precisión como "continuo sacrificio", y la llegada del Príncipe de los príncipes, a los cuales se enfrentará la bestia, es de 2.300 tardes y mañanas, días, o en otros términos: seis años y cuatro meses y medio.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org