...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Diez postulados de la fe cristiana/mesiánica


por Leonardo Betetto



A continuación daremos los conceptos básicos de la fe según las Escrituras, siguiendo este esquema:

- Referencias bíblicas al tópico.
- Breve introducción.
- Links para ampliar.

1. LA EXISTENCIA Y UNIDAD DE ELOHIM (Di-s)

Dt. 6:4; Sal. 72:18; Is. 6:3, 43:10, 44:8; Dn. 2:28; Jn. 5:44, 17:3; Rom. 16:27; 1 Cor. 8:4, 6; Ef. 4:6; 1 Tim. 1:17; Jud. 1:4, 25; Rev. 4:2, 8

Existe un único Elohim, el Padre; del hebreo Elohim, que significa: Poderosos, es decir, es un plural de intensificación, conforme a la norma de dicha lengua. No porque se trate de muchas personas, como algunos afirman, sino porque concentra en El la totalidad de la capacidad, y de la fuerza. Es por tanto Elohim una sola persona, Omnipotente, Omnisciente, Creador de las cosas visibles e invisibles, y por cuya voluntad existen, y fueron creadas; soberano único, y el Todopoderoso (El Shaday), el Altísimo (El Elyon), Santo, Santo, Santo (Qadosh, Qadosh, Qadosh).

La Biblia enseña por tanto el monoteísmo, esto es, la existencia del único Elohim: YHWH.

El nombre de El es: YIHWEH (las letras hebreas Yod, He, Vav, He: YHWH), la tercera persona del verbo hebreo Hawah, que significa ser, o estar. Por tanto significa su nombre: EL ESTÁ-ESTARÁ.

El Único Elohim Verdadero

El Santo Nombre de YHWH

El monoteísmo bíblico

2. EL CULTO AL ÚNICO ELOHIM (Di-s)

Éx. 20:3; Dt. 6:5; Mt. 4:10; Rom. 1:25; 2 Tim. 1:3; Rev. 19:10, 22:3, 9

La Biblia nos enseña que el culto, esto es, el servicio sagrado, es para el único Elohim, el Padre, lo dejó en claro Yeshúa al ser tentado en el desierto por Satanás. Es por tanto la noción de culto hacia ese único Elohim lo básico de la fe que debemos tener en cuenta. Esto implica amarle, reverenciarle, entenderle, conocerle, y ponerse al servicio de culto hacia Él; no debe existir ninguna otra persona o cosa que sea objeto de nuestra adoración y culto, ni imágenes talladas para reverenciar, ni ideas o dioses inventados para adorar.

Los santos, por tanto, deben apartarse de la idolatría, esto es, el dar culto a cualquier cosa o persona que no sea Elohim Mismo. La adoración y culto es la afectación de toda la persona, cuerpo y alma a dicho Fin, y no debemos poner expectativas de redención, salvación, oración, y divinidad, a otro que no sea Él.

Debemos en este sentido diferenciar algunos conceptos: por un lado es la veneración y honra y homenaje que podemos dar a ciertos hombres, debido a su preeminencia y poder, tal como a los reyes, como es Yeshúa el Mesías, y otra cosa es la adoración y el culto del cual solo es digno Elohim. Cualquier actitud antedicha dirigida a otro es por tanto idolatría, por más mínima que sea.

El Culto es para el Padre Celestial

3. EL ESPÍRITU DE ELOHIM (Di-s)

Sal. 51:11, 139:7; Is. 63:10, 11; Mt. 3:11; Lc. 1:15, 12:10; Mr. 12:36, 13:11; Jn. 1:33, 14:26, 20:22; Hch. 1:8, 2:4, 2:38, 4:31, 5:3; Rom. 5:5, 14:7, 15:16; 1 Cor. 6:19, 12:3, 13:14; Ef. 1:13, 4:30; 1 Tes. 1:5; Heb. 2:4; 1 P. 1:12; 2 P. 1:21; Ap. 3:1

El espíritu de Elohim, o espíritu santo, es enteramente el poder de Elohim en la tierra, el espíritu de Elohim que mora en la Iglesia, para santificar a Israel, esto es, a los creyentes. No se trata de una persona distinta al Padre, sino el Mismo Padre que actúa en los nacidos de nuevo para edificación en la palabra de verdad. El espíritu de Elohim es dado exclusivamente para edificación de la Iglesia, dando dones y aptitudes según Elohim dispone. No hay que confundir el espíritu de Elohim con el espíritu del mundo, el cual forma parte del mundo para actuar en el mundo, y edificar al mundo. A menudo ambos conceptos se confunden dinámicamente hablando, esto es, en su forma de actuar, por ejemplo: un don natural intelectual no es lo mismo que un don de enseñanza de las escrituras dado a los santos.

El espíritu de Elohim es también llamado el espíritu de Cristo, pues el tiene la plenitud del Padre morando con él.

La Santísima Trinidad no es Elohim

4. EL HIJO DE ELOHIM

2 S. 7:14; 1 Cr. 17:13, 22:10; Mt. 26:63; Mr. 1:1; Jn. 1:49, 3:18, 10:36, 20:31; Hch. 9:20; Rom. 1:4; 2 Cor. 1:19; Ef. 4:13; Heb. 1:5; Rev. 2:18; Enoc 39:6

La expresión "el Hijo de Elohim" desde una óptica hebrea es una cuestión de preeminencia otorgada por Elohim, no una cuestión de substancia divina, o de ser un ser divino, como se postuló siglos luego de las escrituras. El rey de Israel recibe como parte de su encargo el título de Hijo de Elohim, con mayor razón aquel Hijo que es Yeshúa, santificado a fin de ejercer un reinado de carácter único, y para siempre. Es por ello que la noción de Cristo (que en hebreo es Mashiaj: Ungido) está a menudo asociada al ser Hijo. Por tanto la preeminencia otorgada por Elohim al Mashíaj es la mayor, y es única, y por ello el está sentado en el trono de Elohim.

Jesucristo es un Hombre: En busca de la verdadera cristología

El Falso Evangelio de la Deidad de Cristo

En defensa del arrianismo

5. EL EVANGELIO Y LA SALVACIÓN

Gn. 49:18; Éx. 14:3; Dt. 32:15; Is. 61:1; Na. 1:15; Mt. 4:23, 9:35, 11:5, 24:14; Lc. 1:71, 4:43, 7:22, 8:1; Hch. 4:12, 8:4, 12, 13:47, 28:28; Rom. 1:16; 2 Tes. 2:13; 1 P. 4:18

Evangelio significa en griego "buena noticia." En hebreo es Besorah ¿Cuál es esa buena nueva o noticia? Es que Elohim está reconciliando a los hombres por medio de Yeshúa, el Mesías. Por tanto el mensaje de nuestra salvación es que el murió por nuestros pecados, y que resucitó al tercer día; de modo que todos los que en el creen no se pierden, sino que tienen la vida eterna, el perdón de sus pecados.

La justificación ante Elohim es por nuestra fe, no por obras; pero luego de haber sido justificados y aceptados por Elohim, inclusive de haber recibido el espíritu de santidad, tenemos un camino por recorrer, este es, de obediencia (a menudo con muchas dificultades), sino además de un fin que nos da el mismo espíritu de Elohim, para edificación de la comunidad de creyentes nacidos de nuevo en el poder de Elohim.

Otra idea asociada a salvación es el ser librado de la maldad, la miseria, la ignorancia, la calamidad, y la injusticia, por el poder de Elohim; esto es, de los males temporales de este mundo; salvación que han de esperar los que son fieles a la verdad de las Escrituras.

El Evangelio de Yeshúa
El verdadero evangelio y los falsos evangelios
La Salvación

6. EL BAUTISMO EN EL NOMBRE DE YESHÚA

Nm. 31:23; Mt. 20:23; Mr. 1:4; Hch. 2:38; Rom. 6:4

El bautismo (he. tevilah) es un mandamiento para todo aquel que ha creído en Yeshúa, y es precisamente una inmersión en su nombre, para el perdón de los pecados; el lavamiento en agua.

En la Torah, o Ley de Moisés, se ordena la purificación en agua de todo aquello que se obtiene de botín de guerra; así el extranjero al pueblo de Elohim, tiene que purificarse en agua al ser reconocido por pueblo, y descendencia de Abraham.

El bautismo en el nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo es un agregado a las versiones griegas del evangelio de Mattityah/Mateo; pues la frase no está en la versión hebrea de Shem Tob.

Simbólicamente, el bautismo representa la muerte del viejo hombre (inmersión), y la resurrección a una nueva vida en Cristo.

El Bautismo

La falsa Fórmula Trinitaria

7. EL PUEBLO DE ELOHIM (Di-s)

Éx. 3:7, 10; 1 S. 2:29; Sal. 81:11; Is. 1:3; Jer. 2:31; Ez. 13:9; Os. 1:9; Mt. 2:6; Rom. 9:25; 2 Cor. 6:16

Elohim hace los pactos con Su pueblo, esto es, Israel. Desde el principio El se reservó un linaje de hombres para Si, los cuales a partir de Abraham reciben el mandamiento de circuncidar a todo varón al octavo día de nacido. La promesa continúa a través de Yitzjaq/Isaac, y luego por Jacob/Israel.

Así también, por la fe, en el nuevo pacto en Yeshúa, tanto israelitas como gentiles pasan a ser uno en el espíritu de santidad, e hijos de Elohim; esta es, la iglesia o asamblea del Cristo, que es Israel mismo. Quedan excluidos los israelíes incrédulos al nuevo pacto.

La Iglesia es Israel

8. LAS ESCRITURAS Y LA LEY

Mt. 21:42, 22:29, 26:54, 56; Lc. 24:27; Hch. 17:3, 17:11; 2 Tim. 3:15; Rev. 12:17

Las santas escrituras son el testimonio de la palabra de Elohim vertida por medio de la palabra escrita, esto es, en papel y tinta; también audio, u otro medio legible. A la lista de libros incorporados en la misma, se le llama: canon de las Escrituras.

En el Cristianismo se llama Biblia (Antiguo Testamento, y Nuevo Testamento).
En el Judaísmo se le llama Tanak (Torah: Ley de Moisés, Navi'im: Profetas, Ketuvim: Escritos), y Talmud.
En el Judaísmo mesiánico (Tanak, y Ketuvim Netzarim o Brith Jadashah: Pacto renovado).

Se componen básicamente de tres secciones principales:

- El llamado por los cristianos Antiguo Testamento, o Tanak por los judíos: esta escritura fue escrita originalmente en hebreo, pero luego se confeccionó una versión en griego para los judíos residentes fuera de Israel, llamada Versión de los Setenta, o Septuaginta.

El cánon Protestante cuenta con 39 libros
El cánon Católico cuenta con 46 libros
El cánon Judío cuenta con 24 libros
La Iglesia Ortodoxa cuenta con 51 libros

- El Nuevo Testamento: fue escrito en griego (excepto las versiones hebreas de Mateo), y son posteriores a la época de Yeshúa.

- Los llamados apócrifos (ocultos) y pseudoepigráficos (el que escribe se haría pasar por un personaje de renombre): no forman parte del canon del Juaísmo, tampoco del Cristianismo Protestante, ni de la Iglesia Caólica, sí algunos de ellos del canon de la Iglesia Etíope.

El libro de Enoc, a pesar de ser citado por los apóstoles de Yeshúa - erróneamente - no fue incorporado en el canon de las Iglesias Cristianas.

Como código de conducta y santificación, mencionaremos que es de especial importancia la Torah o Ley de Moisés, los cuales contienen la instrucción de Elohim para Su pueblo; es decir, se trata del principal tratado para medir la justicia, y contiene los mandamientos de Elohim.

La Verdad es Importante
Regla de interpretación bíblica
Los mandamientos por temas
Profecía de Yeshúa sobre los ilegalistas

El Libro de Enoc

9. SATANÁS, EL MAL, Y LA MENTIRA

Gn. 3:4; Mt. 4:1; Jn. 8:44; Ef. 6:12; Rev. 20:2; 1 Tim. 4:1; Enoc 54:6

La Biblia nos habla de un ser de contextura espiritual, que se identifica como Satanás o el Diablo (en el Nuevo Testamento). Yeshúa nos comenta que no permaneció en la verdad, y que es mentiroso y padre de mentiras; así también como un asesino. Se le llama entonces: Satanás, Diablo, Dragón, príncipe de este mundo, Elohim de este siglo, serpiente antigua.

Así, este serpiente engaño a nuestra madre Jawá/Eva, incitándola a comer del árbol que Elohim le había dicho que no comieran; y esto a través de una maniobra engañosa. Desde entonces, el engaño en relación a la palabra de Elohim ha sido la forma de actuar de esta entidad, la cual cuenta con potestades y principados en las regiones celestiales. Tiene, por tanto el Diablo, potestad temporal sobre el mundo.

Como es mentiroso, ha incitado a desfigurar la adoración del único Elohim verdadero a través del paganismo, y de las religiones principales cristianas, las cuales han apostatado de la verdad, inclinándose hacia doctrinas de demonios, tal como profetizaron los hombres de Elohim, que acontecería luego de ellos.

Satanás y el Mal
La verdadera caída de los ángeles
La conspiración de Satanás
La Apostasía

10. EL GOBIERNO DE LOS SANTOS, LA RESURRECCIÓN, Y LA ERA DE PAZ

Is. 11:6; Mt. 25:34; 1 Cor. 6:3; Jud. 1:14; Rev. 5:10, 21:4; Enoc 1:9

La Biblia nos comenta que el gobierno del mundo, y el universo, corresponde a los santos, no a Satanás, y sus aliados. De modo que llegado el momento, Yeshúa el Mesías retornará para reclamar el reinado de los justos y santos.

Al dragón, o serpiente antigua, se le dio poder sobre el mundo de la muerte, tal como se profetiza en el libro del Génesis; que la serpiente se arrastraría, y comería polvo todos los días de su vida. Pero el reino de la vida eterna, y la potestad final, y que prevalecerá, será la del Hijo de Elohim, el Elegido, quien ejercerá su reinado para Elohim, junto con todos los santos redimidos, quienes resucitarán (los que estuvieren fallecidos) en el día de la venida del Señor.

Esta primera resurrección es de los mártires de Yeshúa, y de ciertos santos, no de todos ellos. Ejercerán el reinado y gobierno del mundo junto con el Mesías durante mil años, instancia en que el dragón habrá sido apresado.

Finalmente, el diablo será suelto para engañar a las naciones, las cuales se levantarán contra los santos, y así fuego del cielo destruirá por completo el planeta. Tras esto, resucitarán todos los fallecidos, y tendrá lugar el juicio final. El que esté en el libro de la vida vivirá por siempre en la nueva tierra, y el que no, será arrojado al lago de fuego junto con el dragón, y sus ángeles, y los Vigilantes rebeldes encarcelados, para ser destruidos.

YHWH, Yeshúa, Israel, y las Naciones
El Plan de Elohim

Israel, las naciones, y los hijos de Elohim
 





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org