...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



La oración es una conversación con Elohim (Di-s) no un estado meditativo

por Leonardo Betetto



La palabra usada para oración en la Torah es tefilâh, que deriva del verbo pâlal, que significa interceder, suplicar, orar, y hasta inclusive juzgar. Por ejemplo: Fines tuvo esta actitud ante YHWH
(Yihwéh: El -que- Estará) con motivo de la ira encendida contra Israel (Bamidbar/Nm. 25) por causa de idolatría. Se trata de oración y ruego, lo cual eventualmente está involucrado en una situación de intercesión; pero no siempre. Aún en los textos en griego, los términos son: proseújomai, o déesis, que designan orar, suplicar, pero tampoco tenemos indicación que se trate de alguna actividad en estado alterado de consciencia. Muchas personas oran para agradecer, para pedir, o para expresar alguna palabra a YHWH; todo de una manera sencilla y respetuosa, como debe ser.

El concepto y contexto en la escritura expresado, descarta que la oración pueda ser o involucre o requiera "algún tipo alterado de consciencia", o algún tipo de regla ideada de hombres, tales como: "dí esto tantas veces por día", u... "Ora tantas veces por día, eso dice la Biblia porque así lo hizo..." Etc.

Ejemplo: La Torah dice que no debe un israelita especular en relación al pago del jornal. No sea cosa que tu prójimo, dice la Torah, clame a YHWH, y la ira de Éste se encienda contra ti:

Debarim/Dt. 24:14-15 - "No oprimirás al jornalero pobre y menesteroso, ya sea de tus hermanos o de los extranjeros que habitan en tu tierra dentro de tus ciudades. En su día le darás su jornal, y no se pondrá el sol sin dárselo; pues es pobre, y con él sustenta su vida; para que no clame contra ti a YHWH, y sea en ti pecado."

Clamar en este caso también es dirigirse a Elohim, ante todo, con una intención; luego elevar una súplica, sea cual fuere el tono y volumen de voz; el asunto pasa por dirigirse a Él. El verbo usado es inclusive del habla con la cual uno de dirige hacia cualquier otra persona, este es: qârâ'. En ningún momento dice que este jornalero sea instruido en "meditación trascendental", y de esa manera se conectaría con "lo divino", y produciría todo un efecto determinado contra su patrón o empleador.

La idea que la oración son estados alterados de consciencia, en los cuales la persona entra, y de esa forma se relaciona con "la deidad", no tiene su origen en la escritura sino en el paganismo. Vemos manifestaciones también de estas prácticas dentro de las sectas del tipo evangélico, donde llegan al punto de extraños estados de transe; inducidos en parte por sus líderes; y hacer extravagantes y ridículas maniobras con sus cuerpos, y voces. Este tipo de parapetos sin sentido son solo eso: vanidad y descarrío; no son ni aseguran ser oídos de YHWH, Quien no necesita de esas cosas para oír a un humano

Así, no es oración la meditación. Muchas personas piensan que serán oídas porque hagan algún tipo de variante de estado hipnótico, o alterado de consciencia, o repitencia de frases. Muchos de los cuales no solo que no invocan a YHWH, sino que también se tornan en aburridos ciclos de palabras repetidas, lo cual no es un diálogo, sino un método para alterar la consciencia, o simplemente aburrir al practicante, dependiendo de cómo se lo use.

El Señor Yeshúa nos enseña que podemos pedir al Padre, santificando su nombre (Lc. 11:2), inclusive podemos pedir al Padre en su nombre (Jn. 16:24).





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org