...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



No es lícito orar a Jesucristo

por Leonardo Betetto



En Hechos 7:59 dice lo siguiente:

Hechos 7:59 - "Y apedrearon a Esteban, invocando él y diciendo: Señor Jesus, recibe mi espíritu."

En base a este hecho ocurrido a Tzefanyahu/Esteban, los herejes trinitarios y los que afirman que "Jesús es Elohim", dicen que esto confirmaría que Jesús es Elohim mismo, al cual se le pueden elevar oraciones. La Biblia entera da testimonio que las oraciones van a YHWH, y de hecho en el Nuevo Testamento Yehoshúa/Jesús nos enseña a invocar al Padre. En su defecto enseña a invocar y orar al Padre en Su nombre.

¿Qué pasó con Tzefanyahu/Estéban?

Si leemos el contexto de Hechos 7:59, leemos unas líneas antes los siguiente:

Hechos 7:56 - "y dijo: He aquí, veo los cielos abiertos, y al Hijo del Hombre que está a la diestra de Elohim."

Epaaaa!!

Esto cambia considerablemente el sentido de lo que sucedió a Tzefanyahu. El vio al mismísimo Jesucristo sentado a la diestra de Elohim, de modo que el no oró a Jesús sino que le invocó o habló al verlo. Estando Jesús sentado a la diestra de Elohim, y habiendo recibido todo poder en el cielo y en la tierra, Tzefanyahu no dudó en pedirle a Jesús mismo que tomara su espíritu, teniéndolo delante de él. Lo mismo acontece a Pablo cuando ve en visión a Jesús en su conversión (Hch. 22:7).

Por tanto debemos ser obedientes a todo lo que nos enseña la Biblia sobre las oraciones: todas van dirigidas al Padre, a YHWH, al Todopoderoso.

¿Por qué dice en muchos pasajes que se invoca al Señor Jesús?

Hay una gran diferencia entre invocar (gr. apikaleomai), y hacer oración (gr. proseújomai). La palabra invocar es hacer mención, y citar la presencia, la autoridad, o el poder de alguien. Por ejemplo el apóstol en Hechos 25:11 dice que APELA (gr. epikaleomai) a César. Es decir, es una mención sin necesariamente estar dirigiéndose en diálogo hacia alguien. Por eso podemos y debemos invocar a Yeshúa para:

  • Tevilah/Bautismo

  • Expulsión de demonios, y malos espíritus

  • Hacer algo bueno

  • Apartar el mal

  • ...
     

Por ejemplo: "En el nombre del Señor Jesucristo te inmerso para el lavamiento de tus pecados..."

Otro ejemplo: "En el nombre del Señor Jesucristo nos reunimos todos aquí a compartir la palabra de Elohim..."

Esto es invocar, pero de ninguna manera es hacer oración, la cual enseña la Biblia claramente que se deben dirigir solo YHWH.

Esto es sin duda una prerrogativa nueva para un hombre. Jesucristo es el único hombre que puede ser tratado en invocación, y en nombre de quien podemos orar al Padre, razón por la cual los herejes y desobedientes que han elevado al nivel de Elohim Todopoderoso a Jesús dicen que es lícito orarle. Pero en base a este corto estudio, y sabemos que es lo que debemos hacer. Como el mismo nos enseñó:

"Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre..." (Lucas 11:2)





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org