...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Exégesis de Éxodo 4,24

por Leonardo Betetto



En el Tanak (Antiguo Testamento) se detalla un acontecimiento llamado por algunos como: "de los más oscuros". Se trata de Éxodo 4:24, donde se nos dice que YHWH (Yihwéh: El -que- Estará) requirió (por algunos traducido como quiso, o buscaba la forma de) de Moisés para matarlo.

Un análisis literal sin el contexto, y sin el significado en hebreo de las palabras, lleva a poner esta "lente de oscuridad" de la cual nos hablan. No obstante, si analizamos la situación vemos que se trató de una demanda que hace Elohim de cumplir con el mandamiento de circuncidar a su simiente, más allá aún de que su mujer hasta el momento no había entendido el significado de dicho acto. De hecho, fue ella misma quién llevó adelante el corte en el hijo de Moisés; pues iban a Egipto, lugar donde demandaría Elohim la vida de todo primogénito, y salvaría a todo el de Israelita: ¿Cómo sería el asunto con un incircunciso hijo de Moisés, y a sabiendas?

Elohim no deseaba matar a Moisés, ni lo buscaba para tal cosa; pues de querer hacerlo sencillamente lo hubiera hecho. Sí de pecado se trata, la escritura dice que Elohim quiere que el impío viva.

A lo súbito de la aparición de este pasaje, debemos agregarle una correcta traducción e interpretación. Hay quienes llegan a decir que se trata de una extraña interpolación, y/o en el mejor de los casos: "De uno de los pasajes más oscuros del Antiguo Testamento", según aclara esto último la Versión Reina Valera 1995 en sus explicaciones.

El pasaje dice:

"Y aconteció en camino, en tienda, de modo que le fue al encuentro YHWH, y requirió para matarlo."

El verbo usado en donde hemos traducido como requirió es bâqash, que significa no solo querer sino también: buscar, consultar, demandar, inquirir, y hasta preguntar; y que las versiones, tales como Reina Valera, y la Biblia de Jerusalén traducen como quiso, y la Versión del Nuevo Mundo como: siguió buscando la manera.

Todo lo cual daría eventualmente los siguientes mensajes al lector:

1. Que YHWH quiso matarlo.

2. Que Elohim hizo un intento de matar a Moisés.

No es lo mismo querer o desear algo, o buscar la manera de hacer algo, a requerir algo. En el primer caso se está expresando un deseo concreto, en el segundo se estaría dando la idea de estar pretendiendo algo. Pero YHWH ni desea ni pretende dar muerte a Moisés, sino que le requiere para matarlo. Hay un detalle aquí importante.

Analogía: No es lo mismo querer un plato de comida, a buscar la manera de ejercer una acción sobre el mismo, a requerir un plato de comida. La última acción tiene un contexto más amplio. Si yo quiero un plato de comida, el término está más relacionado con pretender ejercer la acción siguiente posible, que sería comerlo. Al igual con "buscar la manera de" tener el plato de comida lo asocia a un intento concreto de tenerlo. Distinto es requerir dicho plato de comida, que inclusive hasta se lo puede entender como ser solicitado en un acto formal, y de hecho ni aún  para comerlo o poseerlo. Por tanto es esencial dar la traducción y sentido correctos antes de poder interpretar, y de hecho para poder interpretar.

Volviendo al caso que nos ocupa: YHWH requirió a Moisés para matarlo a la manera de solicitud. Por decirlo de otro modo: Elohim estaba haciendo un planteo a Moisés y su mujer. Elohim no es un ladrón o un terrorista o un asesino que está deseando matar o buscando matar; eso es lo que lamentablemente están dando a entender las traducciones citadas. De hecho, si Elohim hubiera querido o buscado matar a Moisés, pues lo hubiera hecho; El no falla si busca o quiere algo. Dicho sea de paso, Elohim no quiere la muerte del impío (Ez. 18:23), si por pecado de Moisés fuere todo esto; de modo que de por sí la traducción que dice que Elohim "quiso" matarlo es paupérrima. Este tipo de planteos extremos donde interviene Moisés lo volvemos a ver cuando Elohim le pregunta por qué no destruir a todo Israel (por su rebeldía), y levantarle a él mismo descendencia. ¡No es el único caso de este tipo! (Éx. 32:9-13). A menudo Elohim utiliza duros golpes y planteos para hacernos ver la realidad, pero para que vivamos, no para que muramos.

¿Qué se nos relata antes y después del versículo ya analizado?

a) Antes vemos a Moisés recibiendo el mensaje para faraón, esto es, que Elohim daría muerte a su primogénito en caso de no liberar de la esclavitud a su primogénito Israel.

b) Luego vemos que Séfora toma un pedernal (objeto cortante confeccionado con piedra) y circuncida al hijo de Moisés; evidentemente porque el mandamiento de hacerlo (que es obligatorio para la simiente de Abraham) no había sido cumplido por Moisés. No cumplir con mandamientos a sabiendas en rebeldía es causal de ser cortado del pueblo escogido, o bien de pena capital. Además el no circuncidarse significa nada más y nada menos que no estar en el pacto celebrado con Abraham; lo que eventualmente o simbólicamente se entendería luego en Egipto como que el hijo de Moisés sería muerto cuando se cumpliera el dar muerte a los primogénitos. El estar circuncidado es sin duda la señal de esta separación del resto de las naciones. Había aquí entonces un doble asunto que entender, y que revestían una gravedad muy grande; que al denotarse la actitud de la esposa de Moisés vemos que el asunto ya había sido previamente tratado en la familia. Hay casos de hijos de Judíos y Gentiles aún hoy que entran en conflicto (o no) debido a no querer la contraparte gentil circuncidar al recién nacido de la unión. Según el contexto, se estaría indicando que el tema fue analizado por Moisés y Séfora; pero finalmente dejado en desuso quizás por el origen también gentil de la simiente de Moisés. Situación por demás lógica, sabiendo como los niños son criados a menudo según la cultura de la casa materna, y por diversas razones, tales como ausencia prolongada del padre, o por cuestiones culturales. Sea como fuere, el hijo de Moisés tenía todo el derecho y la obligación de entrar en el pacto por cuestión de ascendencia, cosa que hoy en día es invertido por el Judaísmo Ortodoxo, estableciendo que esto se hereda "vía materna exclusivamente". Y desde ya el pasaje refuta por completo la noción de que la identidad Judía (o mejor expresado: la condición de pactar por temática de linaje) es heredada exclusivamente por la madre; pues en el caso planteado en este estudio es obvio que si el hijo de Moisés era de una mujer gentil no habría ninguna razón para demandar su circuncisión, y entrada en el citado pacto.

En otras palabras, el requerir la muerte de Moisés de parte de YHWH nos está diciendo: ¿Por qué te revelas contra un mandamiento principal como es dar entrada al pacto a tu simiente, permitiendo que el entorno (Séfora y su cultura) condicione, fije y aún hasta determine la situación; máxime sabiendo que en Egipto perecerán los primogénitos para liberarte a ti, a tu pueblo, y a tu hijo?

¿Imaginan a un primogénito sin circuncisión? ¿Qué pasaría con él?

Qué nos dice entonces Éxodo 4,24, en lo relativo a Moisés

De modo que el mensaje de todo el acontecimiento es bastante substancioso; y por supuesto descartado del hecho que Elohim sea un asesino que buscaba para matar a Moisés; pues ya aclaramos que de haberlo querido o buscado sencillamente lo hubiera concretado sin más, y allí terminaría el asunto. En cambio, requerirle permitía a toda la familia replantearse la situación, ante lo cual la esposa de Moisés reacciona rápidamente cumpliendo con el mandamiento; y es allí donde dice (he. 'âmar) ella que Moisés resulta ser un esposo de sangre por la circuncisión. Decir en este caso en hebreo, y según el verbo en cuestión también se puede entender como: considerar, meditar, razonar. ¡Séfora la Gentil finalmente entiende que su esposo está en un pacto de sangre! Si Séfora entendió es porque antes no lo había entendido.

Así, analizando el contexto de lo acontecido vemos que no hay nada de oscuro, sobre todo poniéndonos en lugar de estas personas que tenían un hijo en común, y donde la esposa podría saber de la doctrina del pueblo hebreo por lo dicho de su marido; pero sabemos como influyen las prácticas, cultura y tradiciones de cada pueblo sobre la persona. Inclusive el mismo padre de Séfora era sacerdote pagano de Madián. ¿Qué clase de creencias tendría ella? Sin duda paganas. Sino veamos en la misma Torah como se prohíbe al israelita casarse con la gente de Canaan precisamente por este tipo de situaciones, donde finalmente el seguidor de la Torah se verá involucrado en cultos perniciosos. ¿Quién no ha visto a matrimonios entre Judíos y Gentiles discutir sobre asuntos de prácticas y creencias?

Luego nos planteamos una pregunta que se desprende de lo analizado, y que tampoco resulta de oscuros sucesos: ¿Por qué entonces prender a Moisés requiriéndole para matarlo, y no su esposa, hija de un sacerdote pagano, y que aún le quedaba por entender que su marido era un esposo de sangre por la circuncisión? La respuesta es la misma en toda escritura: es el hombre el primero en ser cuestionado cuando algo está fallando en el mundo, en su familia, o en su sociedad. Adán fue el primero en ser llamado cuando se escondieron hombre y mujer luego de pecar (Gn. 3:10). La responsabilidad de ministrar el mundo es dada en manos del hombre, y la mujer como contraparte suya. Y así no dejan de ser una sola carne cuando se unen, tal como Moisés y Séfora. Elohim sabe mejor que todos nosotros por qué suceden las cosas, y no va a pronunciar sentencia de muerte, y ejecutarla, cuando nos enseña muy claramente que quiere que el pecador viva y se arrepienta.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org