...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



El libro de Enoc

por Leonardo Betetto



El libro de Enoc es considerado por la ortodoxia cristiana como apócrifo (oculto), y pseudoepigráfico, es decir, escribiría alguien como si fuera Enoc, pero se trata de otra persona.

El libro fue de valor para los primeros Cristianos, y así debe ser ahora

Concretamente, el libro de Enoc es citado por un apóstol de Yeshúa, esto es, Yehudah/Judas, el cual dice lo siguiente en su breve carta:

Judas 1:14-15 - "De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él."

El libro de Enoc dice, relacionado al pasaje citado por Judas:

Enoc 1:9 - "Mirad que Él viene con una multitud de sus santos, para ejecutar el juicio sobre todos y aniquilará a los impíos y castigará a toda carne por todas sus obras impías, las cuales ellos han perversamente cometido y de todas las palabras altaneras y duras que los malvados pecadores han hablado contra Él."

De modo que con el testimonio de nada más y nada menos que de un apóstol de Yeshúa, quien deposita confianza en el libro tal como en cualquier otro profeta, no debería haber duda de parte de los creyentes en las escrituras de considerar al mismo como un libro confiable. De hecho, el libro fue muy apreciado por todos los cristianos de los primeros siglos, hasta que gradualmente fue siendo desacreditado, y llegó al punto de desaparecer de circulación en occidente, por siglos.

Es evidente que estos cristianos que rechazan el libro, no están actuando a acorde a alguien en quien "dicen" creer, que es el Nuevo Testamento, específicamente el apóstol Judas. En su rechazo al libro vemos la hipocresía que reina en estos sectores cristianos, donde afirman creer en algo que por otro lado rechazan.
 

Fragmento del libro hallado en Qumram (4Q317)

La Iglesia Ortodoxa Etíope

La Iglesia Ortodoxa Etíope lo considera como canónico, contrario a la actitud de las iglesias cristianas occidentales. Vimos que se tuvo por preciado entre los primeros cristianos, a partir la referencia de la epístola de Judas 1:14-16, la referencia en 2 P. 2:4; y la Epístola de Bernabé (16:4), que cita como Escritura un versículo (1 Enoc 89:56) y en 4:3 se refiere a 1 Enoc 80:2. Muchos Padres de la Iglesia y cristianos de renombre se refieren al libro, y lo citan en sus obras. Autores como Justino Mártir (100-165), Atenágoras (170), Taciano (110-172), Ireneo (130-208), Orígenes, Clemente de Alejandría (150-220), Tertuliano (160-230), Lactancio (260-325), Metodio de Filipo, Minucio Félix, Comodiano y Cipriano de Cartago, entre otros, consideraron el libro de inspiración divina. Un defensor de este libro fue el obispo Prisciliano, quien fue el primer cristiano condenado a muerte y ejecutado por cristianos por supuesta herejía, en 385. Es así esta obra un tesoro invaluable para los cristianos, sobre todos aquellos que indaguen por la verdad, y deban saber sobre la verdad de tiempos pasados, y futuros.

Las versiones completas del libro se encuentran en idiioma ge'ez, la lengua litúrgica de la Iglesia Etíope, donde no dudan en que el libro debe estar en el cánon de su Biblia; para ellos es sencillamente un libro más, a pesar de no haber sido incorporado ni por judíos ni por cristianos.

Está compuesto por las siguientes partes, según se ha clasificado posteriormente:

  • Libro del Juicio (1 á 5)

  • Libro de los Vigilantes, o Caída de los Ángeles (6 á 36)

  • Libro del Mesias (37 á 71)

  • Libro Astronómico (72 á 82)

  • Libro de los Sueños (83 á 90)

  • Apocalipsis de las Semanas (91 á 105)

  • Fragmentos (106 y 107)

Las obras pre diluvianas

Una de las secciones, la segunda, nos cuenta con bastante detalle las obras de los ángeles caídos, o los Vigilantes del Cielo, quienes descendieron a la tierra para procrear con las hijas de los hombres, naciendo así, los llamados "gigantes"; que se mencionan en el libro de la Torah (AT) del Génesis (Génesis capítulo VI).

Fue definitivamente apartado del canon tras el Concilio de Laodicea en 364. En algún momento posterior, la versión griega del libro se perdió, y el último en citar pasajes del libro fue el monje bizantino Jorge Syncellus, en el siglo VIII. Es posible que la traducción al ge'ez se hubiese realizado en el siglo VI.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org