...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Por qué un judío puede - con justa razón - objetar a Cristo

por Leonardo Betetto



En el presente veremos por qué aún con el ánimo de aceptar la verdad de Elohim, un judío puede rehusarse a aceptar al Cristo. Veremos que el Cristianismo actual es tropezadero para tal fin, y que tiene que haber previamente un cambio de paradigma de parte del profesante cristiano.


Cambiar de religión


1. El primer problema que se presenta a la hora de predicar el evangelio un cristiano a un judío es el postulado de que debe convertirse de religión (¿?). Dejar su judaísmo para convertirse al cristianismo.   Este concepto es erróneo en su totalidad, pues para empezar Yeshúa haMashiaj (Jesucristo) no vino a crear una nueva religión para los judíos, sino que vino a hacerles volver a la esencia de las escrituras; a profesar un judaísmo más puro en relación a la Torah (Ley), si se quiere expresar de esa forma. Usted no va a encontrar ningún pasaje de los evangelios que muestre a Yeshúa predicando una nueva religión llamada Cristianismo, sino que, como a judíos que vino, a los hijos de Israel, el criticaba duramente la actitud de producción de mandamientos de hombres de parte de los dirigentes judíos.   De hecho, la secta de los nazarenos fue una secta judía, de gente que no dejó para nada de ser judía, solo que aceptaron el testimonio de Yeshúa. Inclusive vamos a ver que dice el libro del Apocalipsis en cuanto a la descendencia de la mujer que es Israel:
 
Ap. 12:17 - "Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Elohim y tienen el testimonio de Jesucristo."   El pasaje no dice nada respecto de una religión, sino que identifica a los verdaderos santos y miembros de Israel como aquellos que:  
  • Guardan los mandamientos
  • Tienen el testimonio de Yeshúa
  El que si, en efecto, y paradójicamente debería plantearse un cambio de religión es el cristiano, y esto especialmente por el siguiente postulado que daremos.

La ley no ha caducado


2. La Torah o ley no ha caducado: Una de las cosas que le presentará el cristiano al judío es que en el nuevo pacto en Yeshúa la ley ha caducado, pues no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia.   Este es otro punto falso predicado por los cristianos, pues lo que ha sucedido con la ley es que ya no tiene poder sobre la carne, pues el que ha recibido el espíritu de santidad ya no está en la carne, por tanto ha muerto a la ley. No que la ley haya muerto, sino que los nacidos de nuevo han muerto a la ley. Eso no quita en lo absoluto que la ley continúa siendo el código legal, y la instrucción santa para Israel, y el mundo.   La profecía indica que es la ley puesta en el interior del pueblo de Elohim, no que caduca:
Yirmeyahu/Jer. 31:33 - "Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice YHWH: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Elohim, y ellos me serán por pueblo."
  De modo que al recibir este testimonio de abandono de la Torah, el judío rechazará de plano la doctrina del misionero cristiano.

Jesucristo no es Di-s


3. Otro punto en el cual el judío creyente de la Torah le pondrá como objeción al cristiano misionero, es la noción de que Jesús es Elohim, y habría que aceptar tal cosa. El judío conocedor de las escrituras hebreas rechazará esta noción, pues la Torah dice que solo hay un Elohim, y que este es YHWH (Yihwéh: El -que- Estará).
Debarim/Dt. 6:4 - "Escucha Israel: YHWH nuestro Elohim, YHWH es uno."
  Si el shemá dijese que YHWH es dos, entonces podría ser; pero por el contrario, y curiosamente, Jesús predica lo mismo que el shemá, esto es, que hay un único Elohim verdadero (Jn. 17:3), y lo señala al Padre como tal, no a ambos. Por tanto, la noción de que Jesucristo es Elohim es una noción incompatible con la Torah.   Lo que tendría que hacer el misionero, es reconocer el error que le han enseñado, y aceptar las claras palabras del shemá, y de Jesús mismo en Jn. 17:3, y darle al Mesías la posición de rey ungido de YHWH, pero jamás YHWH.   El judío sabe muy bien que el rey mesías no puede ser jamás Elohim, sino que es un hombre dotado de potestad de parte de Elohim, que no es lo mismo.   La cosa no termina allí en este apartado, pues también le dirán que el espíritu santo es una tercera persona divina, lo cual vuelve a enfrentarse con el shemá, el cual dice que YHWH es uno, no tres.

Las fiestas judías son las fiestas de YHWH


4. Este ítem tiene que ver con el #2, y es que el cristiano tiene un esquema festivo y de reposo totalmente pagano, a saber:  
  • El sábado del judío lo ha cambiado por el domingo, día en que los romanos adoraban al sol.
  • Las pascuas bíblicas las han cambiado por las pascuas floridas paganas.
  • La navidad es una festividad pagana del nacimiento del Elohim sol.
  El judío sincero creyente en la ley o Torah sabrá de inmediato que estos tiempos están cambiados en pos del abandono de las santas fiestas de Elohim, de modo que igualmente los rechazará por completo.   Ahora bien, aunque parezca increíble e incompatible, es absolutamente posible cambiar todos estos postulados falsos que predican muchos misioneros (la mayoría), de modo de no ser tropiezo al evangelio de Yeshúa, y así poder predicar un sano mensaje al judío que no acepta a Yeshúa, para que lo acepte.
  • Predicarle al judío fiel que no tiene por qué dejar su judaísmo.
  • Predicarle al judío fiel que no tiene que dejar la observancia de la Torah, sino que por el contrario, la Torah será escrita en su mente y corazón. Que lo que tendría que dejar, en todo caso, es la lista de mandamientos de hombres del judaísmo.
  • Predicarle al judío que el único Elohim es el Elohim de Abraham, Isaac, y Jacob, que es el Padre, y que Yeshúa es el ungido rey de ese Elohim único y verdadero.
  • Predicarle al judío que las fiestas y los reposos siguen siendo los mismos, y de hecho usar esas mismas fiestas para mostrarle el cumplimiento mesiánico, y así vea como Yeshúa muere a instancia de Pesaj judío, y por tanto lo acepte por sus pecados.
Decíamos entonces que el que tendría que plantearse un cambio de religión, al igual que todo gentil pagano que acepta el evangelio, es el cristiano mismo, y eso por las siguientes razones:
  • La ley le compete como gentil, aunque no para hacerse judío, solo la porción que le sea aplicable.
  • No por ello debe convertirse al judaísmo para ser salvo, tal como predicaban algunos judíos en el siglo I; los judaizantes.
  • El esquema festivo y de reposo, es el del judío, por ser bíblico, no el pagano.
  • Ver a Jesús como el Mesías Rey del mundo, no como Elohim mismo.
Y todos estos postulados implican un cambio de postura radical para el cristiano, de modo que antes que mire a si mismo, y luego mire en predicar al judío.   Mi consejo es que procure presentarle a Yeshúa como el Sumo Sacerdote del nuevo pacto que anuncia la profecía, como el Rey de Israel que volverá para el Yom Teruah/Día de Aclamación, que lo acepte como propiciación por sus pecados, y que se purifique en agua en su nombre, para vida eterna, pero por favor antes quítese esas doctrinas falsas que inculca el Cristianismo, y verá que le va mejor con aquel judío pío que busca la verdad.




(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org