...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



El significado de judaizar y de ser judaizante

por Leonardo Betetto


El mal uso del término judaizante

A lo que me refería, es que se me ha llamado judaizante, por ejemplo, tan solo por utilizar el nombre judío del Cristo, que es Yeshúa. Ni hablar si he guardado el sábado o shabbat, y si me he tomado el día libre en el trabajo por ser una festividad judía. Aún entre algunos cristianos que se dicen estrictamente bíblicos, vemos el uso del término de una manera inadecuada, cuando algún cristiano guarda algún mandamiento que corresponde a los judíos. Estas personas (a menudo con judeofobia), dicen que si guardamos mandamientos de los judíos, aún siendo mandamientos de la ley de Moisés (Torah), y no halajá (mandamientos de hombres), estaríamos cayendo de la gracia. Por ejemplo, cuando alguien guarda el sábado le dicen que se perderá por estar cumpliendo la ley, y así cayendo de la gracia divina.

En resumidas cuentas, para el cristiano común de hoy en día, el concepto tiene aplicación en el contexto de solo querer hacer algo que es judío, respecto de lo cual trataremos el asunto en cuatro puntos, a saber:

1. Nuestra fe cristiana tiene un origen judío


Muchos, por no decir, la absoluta mayoría, pierden por completo de vista que nuestro Señor es Yehudy/judío, y no solo él, sino también lo fueron los apóstoles; inclusive, aquel muchacho y muchacha piadosos llamados Yosef/José y Miriam/María, también fueron Yehudim/judíos, y como tales vivieron como judíos. También nuestro Señor vivió como judío, comenzando por practicar el mandamiento de la circuncisión. Así también defendió el cumplimiento de la sola escritura, haciendo una acertada crítica hacia los judíos que imponían mandamientos de hombres como doctrinas (Mt. 15:9). Esto es, Jesús defendió verazmente el cumplimiento de la Torah o Ley, y de los profetas judíos. La mayor parte de lo que se ha llamado Biblia, en los distintos cánones de la misma, las promesas y los hechos allí desenvueltos, son en un entorno judío, en el idioma hebreo, y siendo como destinatarios los mismos hebreos. De hecho, el Señor vendrá en gloria para reinar las naciones desde la nación judía (Miqueas 4:2), y a la nación judía. De modo que al deshacernos de todo lo judío, corremos el peligro de deshacernos nada más y nada menos que de la verdad. Tal es entonces, que debemos ser cuidadosos al definir conceptos, y establecer base doctrinal.

Oí decir a un cristiano: "Nuestro Señor no tiene nacionalidad..."

Esto es falso, pues bien que la tiene, y es israelita, descendiente de David, y como tal cumplió con toda la Torah, cosa que es demandada para todo judío piadoso (Gálatas 5:3).

2. Los judíos no dejan de serlo porque abracen la fe de Jesús


En las escrituras de la Biblia se nos testifica que los personajes centrales, de los cuales se ha desprendido la "religión cristiana oficial", eran varones judíos, que vivieron como judíos, esto es más específicamente, no dejaron su condición de judíos por la llegada del nuevo pacto en Jesús. Usted no va a encontrar ningún pasaje de la Biblia que trate sobre una "conversión al cristianismo" para los judíos, ni menos, como adelantamos, que ellos dejaran tal condición como resultado de la obra del Cristo.

Muchos dirán:

"Bueno, el Señor fue judío y vivió como judío, pero a sus seguidores ya no se les pidió ser judíos..."

Bueno, esta afirmación también es falsa, pues vemos a los apóstoles vivir como judíos. Por ejemplo, el mismo encargado de predicar las buenas nuevas o evangelio a los gentiles, se dice que subía a Jerusalén para guardar las fiestas (Hechos 18:21); no solo que se declara el mismo como judío según una cuestión de ascendencia (Romanos 11:1). ¿Vamos a decir que Pablo era un judaizante apóstata de la fe porque guardaba las fiestas? Por supuesto que no sería correcto, pues el no se "convirtió al cristianismo", sino que creyó en Jesús como Cristo, nada más ni nada menos, no podemos tildar de otros matices el asunto.

En el capítulo 21 del libro de los Hechos, vemos como a Pablo mismo se lo acusaba de enseñar a apostatar de Moshé/Moisés a los judíos que estaban entre los gentiles. Tal es que entonces, para demostrar que era absolutamente falso y una calumnia, se le insta a purificarse. Pablo hubiera sido un hipócrita si lo que hizo fue con el fin tan solo de mostrar a los hermanos judíos lo que querían ver. Es indudable, dado estos puntos, que Pablo guardaba la ley como un judío.

3. ¿Qué nos dice realmente la Biblia respecto del término "judaizar", y por ende "judaizarse"?

Para entender el concepto según la Biblia, empezaremos por supuesto citando el texto y contexto del único lugar donde aparece el termino:

Gálatas 2:11-16 - "Pero cuando Pedro vino a Antioquía, le resistí cara a cara, porque era de condenar. Pues antes que viniesen algunos de parte de Jacobo, comía con los gentiles; pero después que vinieron, se retraía y se apartaba, porque tenía miedo de los de la circuncisión. Y en su simulación participaban también los otros judíos, de tal manera que aun Bernabé fue también arrastrado por la hipocresía de ellos. Pero cuando vi que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio, dije a Pedro delante de todos: Si tú, siendo judío, vives como los gentiles y no como judío, ¿por qué obligas a los gentiles a judaizar? Nosotros, judíos de nacimiento, y no pecadores de entre los gentiles, sabiendo que el hombre no es justificado por las obras de la ley, sino por la fe de Jesucristo, nosotros también hemos creído en Jesucristo, para ser justificados por la fe de Cristo y no por las obras de la ley, por cuanto por las obras de la ley nadie será justificado." (Reina Valera 1960).

Pedro y los demás judíos comían con los gentiles, cosa que no se les permite en la halajá judía (halajá no Torah: halajá son mandamientos de hombres); aún el hecho de acercarse, razón por la cual al venir los de la circuncisión se apartaban por temor a ellos.

A continuación dice Pablo algo crucial para entender la problemática suscitada:

"...ví que no andaban rectamente conforme a la verdad del evangelio..."

¿A qué se refiere Pablo con esto de no andar conforme al evangelio? A Pedro se le había instado a no considerar inmundo a ningún hombre, sino que en toda nación Elohim se agrada de aquel que le teme, y hace justicia. En dicha instancia se le había anunciado en visón a Cornelio, varón gentil temeroso de Elohim, que vendría Pedro a hablarle; así esta visión se cumple, y Pedro le anuncia el evangelio de la salvación. En aquel momento el espíritu de santidad fue derramado en todos aquellos que oían y creyeron, de modo que los judíos se asombraban al ver como este nuevo pacto era anunciado a los gentiles, creyendo y recibiendo por igual el don del espíritu santo. Una puerta había sido abierta, a pesar de los conceptos imperantes en el mundo judío de la época.

De modo que con este antecedente en el libro de los Hechos 10:25-44, podemos hacernos de una idea de por qué Pablo menciona que no andaban conforme a la verdad del evangelio, ya que al apartarse Pedro de los gentiles con los cuales antes comía, dejaba en claro un mensaje de división entre judíos y gentiles, siendo que habían sido hechos uno por un mismo espíritu (Efesios 2:18, Gálatas 3:28), esto es, habían sido santificados en la verdad.

Existieron, por su parte,  por aquella época un grupo de judíos que decía que si el gentil que había recibido el espíritu santo no se circuncidaba, y guardaba toda la ley (Torah), no serían salvos (Hechos 15:1), cosa que se oponía a la verdad del evangelio, el cual establece que la salvación es solo por la fe de Jesucristo, no por las obras de la ley. Pero estos judíos se oponían a tan grande verdad, predicando que se debía hacer conversión por la circuncisión de modo de obtener algo que a los gentiles ya se les había dado solo por la fe, al igual que a los mismos judíos. Por tanto la salvación y vida eterna en Jesús es solo por la fe, tanto para el judío como para el gentil.

Así es que, entonces, judaizar se aplica en la escritura a pretender que un gentil haga circuncisión y guarde toda la ley como una forma de justificarse, cosa que, como dijimos, es solo por la fe, tanto para un grupo como para el otro.

4. Si usted usted es gentil, no necesita guardar toda la ley como camino de obediencia

Habiendo analizado qué significa judaizar según la Biblia, vemos entonces que una persona no se hace judaizante por el solo hecho de guardar mandamientos de la ley que son para el judío. Un gentil puede sentirse atraído por la totalidad de la ley, y así guardar los días festivos en ella establecidos, pero eso no lo hace "un hereje judaizante", como tenazmente a muchos cristianos les gusta tildar, siempre y cuando no considere que la justificación depende de guardar dichos mandamientos, y persista en creer en Yeshúa haMashíaj como su justificación ante Elohim, y haber sido hecho uno con el judío por un mismo espíritu, siendo así una misma iglesia del Cristo, o Israel.

¿Es necesario, por otro lado, guardar toda la ley, aún como consecuencia de haber sido justificado por la fe? La Biblia nos muestra que tampoco es necesario guardar toda la ley en el mundo gentil. En estos días, que vemos un gran auge del movimiento mesiánico, surgen gentiles justificados por su fe que van a la totalidad de los mandamientos; inclusive hasta existe una premisa de diferenciarse lo más posible de los cristianos, aún adoptando una terminología enteramente en idioma hebreo. Esto tampoco es necesario para santificarse, pues como adelantamos, en la Biblia se dice que toda la ley es solo para el que se circuncida, es decir, para el judío.

Gálatas 5:3 - "Y otra vez testifico a todo hombre que se circuncida, que está obligado a guardar toda la ley."

Y estas palabras las dirige Pablo a gente que se estaba circuncidando para seguir un evangelio diferente, es decir, se estaban haciendo la misma para ser justificados. Pero... Si aclara que toda la ley es para el que se circuncida, entonces pone en relieve que aún el gentil que ha creído no tiene a toda la ley como norma a cumplir, tal es el caso que se comenta en el libro de los Hechos:

Hechos 21:25 - "Pero en cuanto a los gentiles que han creído, nosotros les hemos escrito determinando que no guarden nada de esto; solamente que se abstengan de lo sacrificado a los ídolos, de sangre, de ahogado y de fornicación."

¿A qué se refiere con no guardar nada de esto? Pablo estaba por purificarse, y cumplir mandamientos que conciernen a la ley, respecto de lo cual se insta a los gentiles a no guardarlos. Todo lo cual muestra una vez más que la totalidad de la ley es solo para el judío. Esta ley a guardar de parte de los gentiles tiene que ver con la justicia moral, y las figuras espirituales de las materiales de la Torah, esto es, por ejemplo, el ofrendar a los ministros de la palabra, como una figura del diezmo ordenado en la Torah. Por lo demás: las fiestas, el Shabat, y las prescripciones de justicia moral, y algunas leyes dietéticas, están en total vigencia para un gentil.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org