...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Exégesis de Juan 1,1

por Leonardo Betetto



Este corto estudio lo comparto con el fin de presentar material sobre cierta interpretación del pasaje, donde previo a la misma se lo trae del hebreo. Es necesario aclarar que el Nuevo Testamento, excepto ciertas versiones del Evangelio de Mateo, fue escrito en griego, de modo que es en esa lengua que debemos interpretar.

Para tal fin vierten del hebreo:

"En el principio era la Davar, y la Davar era con el Elohim (gr. Theos), y Elohim (gr. Theos) era la Davar."

E inmediatamente inducen llevando todo al español:

"En el principio era la Davar, y la Davar era con el Divino, y Divina era la Davar."

Dando así la idea que el Verbo (heb. Davar) tendría "esencia divina".

¡Esto es un trastorno del pasaje!

Lo que dice realmente Juan 1,1

Es decir, advierten que la segunda vez que aparece el término que ellos han indicado como Elohim, estaría indicando supuestamente una propiedad, y lo asocian a la esencia o sustancia. Pero resulta que para indicar "divino" hay otra palabra en griego, que es theios (Strong #2304), no theos (Strong #2316). De modo que no podemos llevar del griego al hebreo, interpretar en hebreo, llevar al español, y luego dar una conclusión, pues la lengua del Nuevo Testamento, una vez más, es el griego; de hecho, si Juan (Yojanan) hubiera pensado que la lengua griega no daba el significado buscado, directamente hubiera usado el hebreo, ¿no es así? Distinto es en español, que se usa la referencia a Zeus (Dios) como referencia para Elohim.

Entonces el texto traducido del griego sería:

"En el principio era la Palabra, y la Palabra era con el Elohim, y un Elohim era la palabra."

Es decir, la palabra griega theos está dando en el primer caso la indicación de la existencia del único Elohim verdadero (Jn. 17:3), pues usa el artículo determinante (el), y luego no usa nada, pues en griego no hay forma de indicar instancia de algo con "un". Es decir, debemos agregarla a la traducción al español.

De modo que "el Elohim" es el Padre, y "un Elohim" era la Palabra (Yeshúa), pues a los seres poderosos en la Biblia también se les puede llamar Elohim, tal como Moisés, que fue constituido "un Elohim" (Shemot/Éx. 7:1). Sin embargo si usamos el razonamiento de la interpretación aquí cuestionada, llegaríamos a la conclusión que Moisés tuvo esencia divina, lo cual es absurdo.

La noción de la esencia divina para Yeshúa no es bíblica, sino que fue incorporada para el Cristo recién en el año 325. O mejor dicho, fue oficializada en el Concilio de Nicea, esto es, mucho tiempo luego de los hombres de Elohim, y ya en un marco de apostasía, sin duda, pues si eso hubiera sido importante sencillamente lo hubieran enseñado los hombres de Elohim en la Biblia.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org