...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Jesús y la Ley o Torah


por Leonardo Betetto


La inquebrantable ley/torah de Elohim (Di-s):

Mattityahu/Mt. 5:14-20 - "Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. Así alumbre vuestra luz delante de los hombres, para que vean vuestras buenas obras, y glorifiquen a vuestro Padre que están los cielos. No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos."

Está claro que Yeshúa/Jesús apoya la ley con todas sus fuerzas, y que las denota como buenas obras para que vea el mundo las obras de la ley, o torah, que se guardan en Israel. Dice que pasarán el cielo y la tierra, que ni una jota ni una tilde de la ley pasará de ella, hasta que todo se cumpla.

Esta excelencia de la Torah o Ley de Moisés como mandamientos muy justos y buenos lo denota la misma Torah, y el Nuevo Testamento:

Debarim/Dt. 4:8 - "Y ¿qué nación grande hay que tenga estatutos y juicios justos como es toda esta ley que yo pongo hoy delante de vosotros?"

Romanos 7:12 - "De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno."

Sería absolutamente una contradicción y un despropósito, entonces, entender las siguientes palabras de Jesús como una reforma y/o anulación de la ley, si resulta que versículos antes nos insta a perseverar en la ley como algo santo y justo, aún hasta el detalle de una jota o tilde.

¿Por qué el habla de una justicia mayor que la de los escribas y fariseos? (Mt. 5:20) Porque los doctores de la ley de la época habían instaurado un sistema legal paralelo, en muchos de los puntos inclusive anulando la Torah de Moshe/Moisés.

Ley o Torah, no mandamientos de fariseos

Por eso dice el Señor:

Mr. 7:9 - "Les decía también: Bien invalidáis el mandamiento de Elohim para guardar vuestra tradición."

El lavado de manos antes de comer, está entre estos mandamientos de hombres prefijados por los doctores de la ley; mandamiento inútil que no hace para nada al reino de Elohim. La invalidez del mandamiento santo estaría, por ejemplo, en la prohibición de nombrar a YHWH (Yihwéh: El -que- Estará).

Yeshúa continúa en su discurso:

Mt. 5:21 - "Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego."

Aquí Yeshúa no está agregando a la ley, sino que por el contrario, ya había mandamiento al respecto:

Vayiqra/Lv. 19:18 - "No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo YHWH."

Es decir, Yeshúa enseña a llevar el mandamiento a su máxima expresión, y quien así no hiciere, será igualmente juzgado por no hacer, esto es, por su pecado. De hecho también pone en relieve el no tomar la justicia por cuenta propia, como es el caso de la venganza; sino que todo debe ser prefijado por un jurado. Yeshúa apoya el ir al jurado, como corresponde: "será culpable ante el concilio..."

Mt. 5:27 - "Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón."

Yeshúa está aplicando el siguiente mandamiento de la ley:

Bamidbar/Nm. 15:39 - "Y os servirá de franja, para que cuando lo veáis os acordéis de todos los mandamientos de YHWH, para ponerlos por obra; y no miréis en pos de vuestro corazón y de vuestros ojos, en pos de los cuales os prostituyáis."

En cuanto a la temática del repudio, y el adulterio, lo que hizo Yeshúa es poner en relieve cual es la situación si realmente cumplo con el mandamiento de amar al prójimo, y de no tener un corazón duro, tal como vemos el diálogo en Marcos:

Mr. 10:2-9 - "Y se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era lícito al marido repudiar a su mujer. El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés? Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla. Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Elohim. Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. Por tanto, lo que Elohim juntó, no lo separe el hombre."

Para entender esto, debemos tener en cuenta que dice: "por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento..." Es decir, la Torah debe contemplar que hacer en caso de que alguien no alcance el fin más noble y perfecto, que es amar al prójimo como a uno mismo; y dar normas dentro de ese status en que se mueva el hombre. En otras palabras, el repudio no está anulado por Yeshúa, pero admite que hay una alternativa mejor para agradar a Elohim, que es hacer las cosas como al principio, lo cual también es Torah; pues no olvidemos que todos los mandamientos de YHWH son Torah (instrucción, enseñanza, ley, estatuto, precepto, juicio). Los sacerdotes según el órden de Aharón debían tomar una sola mujer, lo cual pone en relieve esta situación que recalca Yeshúa, y es lo que se ordena a la nueva asamblea de Yisrael, renovada por el poder del espíritu santo.

Jurar

Este es el caso en que las personas habían empezado a jurar por cualquier cosa, por eso dice Yeshúa:

Mt. 5:34-37 - "Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera; ni por el cielo, porque es el trono de Elohim; ni por la tierra, porque es el estrado de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey. Ni por tu cabeza jurarás, porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de mal procede."

Si sacamos la puntuación (;) nos está diciendo que no juremos en ninguna manera por cosas que no sean YHWH, pues la Torah ordena jurar por YHWH, no por otras cosas.

Debarim/Dt. 6:13 - "A YHWH tu Elohim temerás, y a él solo servirás, y por su nombre jurarás."

También las versiones en hebreo del Evangelio de Mateo vierten al final de la cita:

"Que su 'sí' sea sí, y su 'no' sea no."
(Besorat Matay, traducido por James Trimm)

Es decir, que cuando decimos "si", sea verdad, y cuando decimos "no" sea también verdad. Pero no estaría indicando que no hay que jurar, como más sugerirían las versiones en griego.

Ojo por ojo, diente por diente:

Mt. 5:38-41 - "Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses."

Lo primero a notar es que las enseñanzas de Yeshúa no versan sobre el poner el otro ojo al que te saca un ojo, ni de poner la boca al que te hace saltar un diente, sino que habla de asuntos menores. El problema era que la ley del ojo por ojo y diente por diente estaba mal aplicada, donde las personas se tomaban retribución por cosas menores, donde el amor al prójimo - una vez más - interviene para mostrar al otro el altruismo de la Torah.

Otra cosa importante a notar, es que Yeshúa habla en el contexto de "venganza personal", no es el caso en que en efecto, deba intervenir un jurado por cuestiones mayores. La venganza personal no está contemplada en la Torah, pero por jurado si. De modo que el ojo por ojo, es válido si un jurado dictamina sobre el tópico. Es obvio que por la época la venganza personal sin jurado se había convertido en una perversión frecuente, y denota escaso amor por el prójimo y el hermano.

El amor al enemigo:

Mt. 5:43-44 - "Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen."

Nótese que en el discurso, Yeshúa jamás dice "escrito está..." como hace cuando es tentado en el desierto por Satanás, donde Yeshúa cita la Torah. Sin embargo ahora el hace referencia a "fue dicho", esto es, tradiciones orales, muy comunes en la época.

El mandamiento de amar al prójimo está escrito en la Torah, pero no odiar al enemigo. De hecho, se ordena actuar con amor hacia el enemigo:

Shemot/Éx. 23:4 - "Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo."

De modo que así mostramos que Yeshúa lleva a la máxima dignidad y exactitud la Ley/Torah, en total armonía con lo que el mismo Cap. 5 de Mateo nos declara, lejos de modificarla; y menos anularla.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org