...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



El verdadero evangelio y los falsos evangelios

por Leonardo Betetto



La palabra evangelio deriva del griego, euanguélion, que significa: buena noticia. Aparece en su equivalente hebreo que es basar, en Isaías 61:1, cuando se profetiza sobre el advenimiento de Yeshúa (Jesús), el Mesías, o Cristo; en su unción de Elohim para dar numerosas señales, y cumplir con su misión.

Yeshayahu/Isaías 61:1-3 - "El espíritu de YHWH Adonay está sobre mí, porque me ungió YHWH; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel; a proclamar el año de la buena voluntad de YHWH, y el día de venganza del Elohim nuestro; a consolar a todos los enlutados; a ordenar que a los afligidos de Sion se les dé gloria en lugar de ceniza, óleo de gozo en lugar de luto, manto de alegría en lugar del espíritu angustiado; y serán llamados árboles de justicia, plantío de YHWH, para gloria Suya."

Esta profecía de Isaías se cumple cuando Yeshúa comienza su ministerio; anuncia que el reino de Elohim se ha acercado, y lo manifiesta en poder del espíritu santo, precisamente como dice el profeta: sanando, trayendo goce, liberando a los que están oprimidos por enfermedades y/o demonios, consolar a los enlutados, alegría en lugar de angustia.

EL VERDADERO EVANGELIO

La primera vez que aparece el término en el Nuevo Testamento, es en el siguiente pasaje, donde se nos comenta sobre Yeshúa:

Mattityahu/Mateo 4:23-24 - "Y recorrió Yeshúa toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo. Y se difundió su fama por toda Siria; y le trajeron todos los que tenían dolencias, los afligidos por diversas enfermedades y tormentos, los endemoniados, lunáticos y paralíticos; y los sanó."

Con motivo de la venida de Yeshúa, el Elías que habría de venir predica lo siguiente:

... 3:1-2 - "En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado."

Una de las manifestaciones de la llegada del reino de Elohim, es precisamente el cumplimiento profético de las liberaciones de demonios, y enfermedades, que hace el Mesías. No sin antes la predicación de Juan, donde sumerge en agua luego de exhortar al arrepentimiento de los pecados. La llegada del reino de Elohim es una exhortación directa a confrontarnos con nuestros pecados, y arrepentirnos.

... 3:11 - "Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en espíritu santo y fuego."

De lo expuesto deducimos los siguientes puntos:

1. Juan prepara el camino a Yeshúa exhortando al arrepentimiento, y sumergiendo en agua.
2. Llega Yeshúa con prodigios y señales.
3. Yeshúa bautiza en espíritu santo y fuego.

La palabra de Juan se cumple perfectamente cuando Yeshúa promete enviar, tras su partida, al que llama "el consolador", esto es una vez más, el espíritu santo (Jn. 16:7). Las palabras del Mesías se cumplen el día de Shavuot (pentecostes), cuando Pedro les predica el evangelio, o buena noticia, a sus compatriotas israelitas, instancia en la que sus palabras y acontecimientos resultantes resumen lo que hemos comentado hasta ahora:

Hechos 2:22-38 - "Varones israelitas, oíd estas palabras: Yeshúa nazareno, varón aprobado por Elohim entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Elohim hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Elohim, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Elohim levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella. Porque David dice de él: Veía a YHWH siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido. Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, Y aun mi carne descansará en esperanza; Porque no dejarás mi alma en el Hades, Ni permitirás que tu Santo vea corrupción. Me hiciste conocer los caminos de la vida; Me llenarás de gozo con tu presencia. Varones hermanos, se os puede decir libremente del patriarca David, que murió y fue sepultado, y su sepulcro está con nosotros hasta el día de hoy. Pero siendo profeta, y sabiendo que con juramento Elohim le había jurado que de su descendencia, en cuanto a la carne, levantaría al Cristo para que se sentase en su trono, viéndolo antes, habló de la resurrección de Cristo, que su alma no fue dejada en el Hades, ni su carne vio corrupción. A este Yeshúa resucitó Elohim, de lo cual todos nosotros somos testigos. Así que, exaltado por la diestra de Elohim, y habiendo recibido del Padre la promesa del espíritu santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís. Porque David no subió a los cielos; pero él mismo dice: Dijo YHWH a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. Sepa, pues, ciertísimamente toda la casa de Israel, que a este Yeshúa a quien vosotros crucificasteis, Elohim le ha hecho Señor y Cristo. Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Yeshúa, el Cristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del espíritu santo."

Las ideas centrales que nos transmite la buena noticia predicada por Pedro a sus hermanos judíos son las siguientes, y por supuesto resumen todo lo que acontece antes, durante, y luego que Yeshúa padece en el madero, y resucita:

1. Yeshúa es un varón aprobado por el Padre, descendiente de David, con maravillas y prodigios hechos por su intermedio, habiéndole constituido Mesías. Como tal califica perfectamente, por ser hijo de David.
2. Que fue muerto y resucitó, de lo cual son los apóstoles por testigos.
3. Elohim ha enviado algo de lo que están siendo testigos, esto es, el espíritu de santidad.
4. El arrepentimiento sincero, y el perdón de los pecados.
5. El bautismo en agua, en el nombre de Yeshúa.
6. La unción del espíritu santo.

Consumado el nuevo pacto, vemos qué es lo que predican los apóstoles, respecto de lo cual citaremos a Pablo, encargado de predicar las buenas nuevas a los gentiles:

1ª Corintios 15:1-4 - "Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras..."

Romanos 10:8-9 - "Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Yeshúa es el Señor, y creyeres en tu corazón que Elohim le levantó de los muertos, serás salvo."

Las señales, precisamente, tuvieron por fin el demostrar que Yeshúa es el Mesías y enviado de Elohim:

Yojanán/Juan 20:30-31 - "Hizo además Yeshúa muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Yeshúa es el Cristo, el Hijo de Elohim, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre."

Una vez más, de todo lo expuesto a esta altura, podemos establecer cuales son los puntos mínimos y suficientes para la salvación, y que constituyen la buena noticia (evangelio) de la salvación eterna:

1. Creer que Yeshúa es Señor y Mesías.
2. Creer que murió por nuestros pecados, y que resucitó al tercer día.
3. Arrepentirnos de nuestros pecados.
4. Bautizarnos en nombre de Yeshúa.
5. La llegada del espíritu de santidad.

FALSOS EVANGELIOS


Por lógica, se deduce que toda buena noticia que no se encuadre en lo expuesto según las escrituras, son evidentemente un falso evangelio; no obstante, veremos cuales suelen ser esas falsas buenas noticias que se suelen predicar en los movimientos de fe, y campañas de "evangelización" llevadas adelante por cristianos apóstatas, que no obedecen el evangelio del Mesías.

Pablo dice lo siguiente si alguien nos predica otro evangelio del que hemos recibido:

Galatas 1:8 - "Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema."

1. El falso evangelio de la prosperidad

Este evangelio consiste en dar como buena noticia lo que precisamente nos dice su nombre, esto es, la prosperidad. Se suele predicar que Elohim ama a todos los hombres, y que no desea que vivamos en la miseria, o con lo justo, de modo que si pedimos con fe, el nos va a dar abundancia de todo. En los shows que montan predican sobre estos puntos, y piden que los presentes sean llenos de todo lo que un hombre necesita, y aún mas.

Salmo 68:6 - "Elohim hace habitar en familia a los desamparados; saca a los cautivos a prosperidad..."

3ª Jn. 1:2 - "Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma."

Es cierto que Elohim no quiere que vivamos en la miseria, pues a los obedientes y escogidos les da abundancia de todo. Más no por ello podemos reemplazar el verdadero evangelio con un evangelio de prosperidad, pasando por alto el ascenso espiritual, y el cambio que implica vivir en el verdadero.

2. El falso evangelio de las milagrerías y los prodigios

Es cierto que Yeshúa y sus apóstoles hicieron abundantes prodigios, dando a conocer el reino de Elohim, y trayendo alivio para muchas dolencias. Pero, una vez más, tampoco podemos reemplazar la buena noticia base, que nos da la vida eterna, por una buena noticia que motiva por los prodigios exclusivamente.

Estos falsos profetas serán confrontados por Yeshúa cuando venga en gloria:

Mateo 7:22-23 - "Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad."

3. El falso evangelio de la histeria colectiva

Este falso evangelio es el más parsimonioso y parapetoso de todos. Aquí no hay realmente paz, sencillamente el predicador o pastor va elevando el tono del ambiente con sermones llenos de emotividad, y esencia carnal, hasta que todos entran en una especie de transe colectivo de histeria; la gente grita, se mueven en forma extraña y demencial, y hasta caen al piso luego de ser tocados por el predicador.

   


 


4. El falso evangelio de: "decídete por Jesús"

Este falso evangelio consiste, por lo general, en hacerle hacer a la persona una oración a Jesús, donde le confesamos que queremos tomarlo como amo y señor de nuestras vidas, abriéndole nuestro corazón. Este evangelio es cien por ciento idólatra, pues para empezar jamás Yeshúa nos enseñó a orarle o pedirle a él, sino al Padre (Lucas 11:2; Juan 16:24). Luego, no tiene ningún sentido repetir una oración para considerar a Yeshúa como amo y señor de nuestras vidas, cuando resulta que ni siquiera hemos conocido que hemos de arrepentirnos de nuestros pecados. Es idólatra, pues orarle a Jesús implica que le hacemos igual al Padre, cuando él mismo nos enseña que el padre es mayor que él, y es a quién le hemos de pedir, y a quien realmente le debemos dar culto:

Juan 4:23 - "Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren."

Yeshúa evidentemente no dijo que estaba buscando hacerse adorar, de modo que todo culto que se dirija a él, es puramente idolatría, y una tajante actitud de desobediencia al mismo Yeshúa.

El pasaje favorito de estos "evangelistas" es:

Ap. 3:20 - "He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo."

Es importante entender que estas escrituras se refieren a miembros de las iglesias, donde antes se nos comenta que se encuentran en una situación tibia, es decir, no son ni fríos ni calientes, más específicamente, se encuentran entregados a Elohim en forma parcial. Pero nada tiene que ver con abrir el corazón a Jesús repitiendo una predeterminada y preformada oración de aceptación. El pasaje usa figurativamente la puerta del cristiano, a la cual Yeshúa llama por su espíritu (el espíritu santo), y si el cristiano la abre entrará a tener comunión con él (la comunión del espíritu santo). El pasaje no dice por ninguna parte que cualquiera abra las puertas de su corazón para aceptar "al Señor como único y suficiente salvador personal".

5. El falso evangelio de las ofrendas y diezmos

Este falso evangelio está íntimamente relacionado con el evangelio de la prosperidad. Consiste en enseñar que debemos darle diezmos y ofrendas a Elohim, de modo que El nos retribuya, a su vez, con más dinero y prosperidad en general. Hemos de aclarar, por supuesto, que Elohim no es un ariete que reacciona en la medida que nosotros damos un empujón. Sencillamente seremos prosperados en la medida que todo nuestro ser prospere, y como consecuencia de aceptar el verdadero evangelio. Dicho sea de paso, y muy importante, es el hecho que los diezmos no son para la iglesia cristiana gentil, pues este está establecido en la ley de Moisés (Torah) para ser dados de la tierra de Israel, por los hijos de Israel, y a los levitas. ¡No a un pastor cristiano!

6. El falso evangelio del ecumenismo

Esta falsa buena noticia está tomando muchísimo auge en las últimas décadas, sobre todo por la iniciativa de formar una unión ecuménica mundial, que una a todos los hombres de buena voluntad bajo un mismo lema espiritual del amor.

Para esta noticia se enseña que no importa la doctrina que usted tenga, pues seríamos todos hijos de Elohim independientemente de las ideas y convicciones de fe que usted tuviere. Es muy nociva esta iniciativa, pues la escritura nunca nos dice que todos seamos hermanos espirituales bajo un lema de buena voluntad. Según se dice, la doctrina divide, más el amor es un patrón en común para todos, y de unión. Sin perder de vista, que en efecto, el amor debe ser la base por la cual nos manejamos en el mundo, más esta escrito:

1 Timoteo 4:16 - "Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren."

También la verdad es importante:

Juan 16:13 - "Pero cuando venga el espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad..."

7. El falso evangelio de la futura tierra paraíso

Este evangelio es predicado fundamentalmente por la secta conocida como: Los Testigos de Jehová. Tal como lo indica nuestro título, consiste en dar como evangelio o mensaje central de la salvación la futura vida en un mundo paraíso luego de ser resucitados los humanos.

Es verdad que una era de paz y tierra nueva se aproxima tras la venida de Yeshúa, pero esto no significa de ninguna manera que el mensaje central del evangelio consista en aceptar la vida en dicho nuevo mundo, y que previamente deba predicarse sobre el tal, una vez más, como mensaje central del evangelio de Yeshúa.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org