...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



El Evangelio de Jesús
Las buenas nuevas de la salvación del Reino de los Cielos

por Leonardo Betetto



Lo primero que debe hacer una persona que decide seguir al Creador es aceptar el evangelio. Evangelio es la traducción del griego euanguélion que significa "BUEN MENSAJE". Este buen mensaje consiste en que Elohim está reconciliando a los hombres Consigo por medio de Mashíaj/Cristo.

¿Por qué necesitamos los hombres una reconciliación con Elohim?

Los hombres necesitamos dar un paso muy importante para seguir al Creador, y es reconocer que somos pecadores, y que hemos sido concebidos en pecado. Que el primer hombre, Adam/Adán, pecó, y de allí el pecado pasó a todos los hombres, y por tanto a todos la muerte:

Rom. 5:12 - "Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron."

Hay un paso fundamental a dar, entonces, y es admitir nuestros pecados, pues en el pecado no hay vida eterna.

Yirmeyahu/Jer. 14:20 - "Reconocemos, oh YHWH, nuestra impiedad, la iniquidad de nuestros padres; porque contra ti hemos pecado."

Miqueas 7:18 - "¿Qué Elohim como tú, que perdona la maldad, y olvida el pecado del remanente de su heredad?..."

¿Cuál es por consiguiente la iniquidad, y la maldad de la cual debemos arrepentirnos?

Lo que define lo bueno y lo malo es la Ley de Moisés, o Torah. Así, si hemos cometido transgresión de la misma, estamos en pecado, tal cual vemos que heredamos dicha condición por nuestro padre que pecó originalmente. El pecado es pues transgredir los mandamientos de Elohim, esto es, hacer cosas que no se deben, o no hacer cosas que se deben hacer.

He aquí algunos mandamientos:

Amar, y adorar como Elohim solo a YHWH (Yihwéh: El -que- Estará).
No cometer idolatría, esto es, adorar a otros que no sea a YHWH
No tomar el santo nombre de YHWH en vano
Oír y hacer la ley de Elohim
Honrar padre y madre
No cometer inmoralidades sexuales
No codiciar nada del prójimo
Amar al prójimo
No hurtar
No dar falso testimonio
Etc.

Pero es aquí donde viene la buena noticia o Evangelio de Elohim (Di-s):

1 Yojanán/Jn. 1:9 - "Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad."

Hch. 2:38 - "Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Yeshúa, el Cristo, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del espíritu santo."

Este arrepentimiento lo predica Yeshúa:

Mattityahu/Mt. 4:17 - "Desde entonces comenzó Jesús a predicar, y a decir: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado."

Es decir, debemos arrepentirnos de llevar una vida pecaminosa y/o incredulidad, para confesar nuestros pecados ante Elohim, seguido de bautizarnos en el nombre de Yeshúa. En Hechos, Pedro estaba predicando sobre la muerte y resurrección del Yeshúa/Jesús, indicando que Elohim le ha hecho Señor y Cristo. Esto es, en la muerte y resurrección de Yeshúa, por nuestros pecados, se centra el mensaje del evangelio.

1 Cor. 15:1-4 - "Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que Cristo murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras"

Este arrepentimiento está entonces relacionado con ejercer fe en Cristo, en la palabra de Elohim, el vehículo por el cual tenemos plena entrada al Padre Celestial.

Luego nos queda vivir una vida de conocimiento de la palabra, y de obediencia a dicha verdad, esto es, Sus ordenanzas, estatutos y disposiciones, las cuales ya citamos algunas.

Los dejo con el hermoso Salmo 79:9

"Ayúdanos, oh Elohim de nuestra salvación, por la gloria de tu nombre; Y líbranos, y perdona nuestros pecados por amor de tu nombre."

 





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org