...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Exégesis de Lucas 23,43: Jesús y el ladrón arrepentido

por Leonardo Betetto



La cristiandad ha entendido del pasaje de Lucas 23:43, donde Yeshúa/Jesús le promete al delincuente arrepentido estar con el en el paraíso, que se reunirían ese mismo día en el cielo de Elohim. Pero hay problemas para interpretar así el pasaje, no solo por la traducción tendenciosa que le han dado casi todas las versiones, excepto la del Nuevo Mundo de los Testigos de Jehová, quienes como buenos ruselianos niegan la inmortalidad del alma.

A continuación veremos tres razones por la cual Yeshúa no vio ese mismo día en el cielo al arrepentido ladrón:

1. El pasaje de Lucas 23:42 dice lo siguiente:

"Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino."
(Reina Valera 1960).

El ladrón no le pidió entrar con el en el cielo ese día, ni nada extraño a la mentalidad de la época, quienes sabían muy bien los seguidores de Yeshúa, que ejercerá su reinado "cuando venga en su reino". ¿Cuándo vendrá en su reino Yeshúa? En su segunda venida, a futuro, por hoy:

2 Tim. 4:1 - "Te encarezco delante de Elohim y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino."

Como puede apreciarse, el reino del Cristo está por manifestarse en el futuro, por tanto la petición del hombre arrepentido es concordante con la doctrina que predicó Yeshúa sobre su reino celestial a futuro. Por ello, entonces, la petición no estaba orientada a ver ese mismo día a Yeshúa.

2. La traducción del pasaje la vierten todas las versiones así:

"Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso."

Esta traducción no deja lugar a dudas de una reunión ese mismo día, suponiendo que en el Paraíso haya día y noche, entre Yeshúa y el arrepentido hombre.

La traducción literal del griego dice:

"Y dijo a él el Jesús amén te estoy diciendo hoy conmigo estarás en el paraíso"
(Traducción del texto griego interlineal Inglés-Griego. Fuente: Scripture4all.org)

Si sencillamente cambiamos de lugar la coma, y considerando dos puntos, el texto nos dice:

"Y le dijo Jesús: Amén te digo hoy: estarás conmigo en el paraíso."

Es decir, la promesa era hoy, que estará el hombre aquel con Yeshúa en el paraíso celestial, aquí en la tierra, cuando venga en su reino, a futuro.

3. Yeshúa jamás podría haber visto ese día en el paraíso celestial al hombre, pues declaró que permanecería tres días y tres noches en el corazón de la tierra:

Mt. 12:40 - "Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del Hombre en el corazón de la tierra tres días y tres noches." (Reina Valera 1960).

Por tanto el ladrón arrepentido estará con Yeshúa en la segunda resurrección (la primera es para los mártires, y ciertos cristianos específicos) en el paraíso de Elohim, luego del milenio.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org