...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Los cuatro jinetes del Apocalipsis

por Leonardo Betetto



Una de las profecías más enigmáticas del libro del Apocalipsis, de por si fascinante, es la concerniente a los cuatro jinetes descriptos en Apocalipsis 6. La simbología de los cuatro jinetes se sucede cuando el Cordero comienza a abrir los sellos del rollo recibido de Elohim, lo que estaría indicando un misterio a consumarse sobre la tierra.

El saber popular asigna a cada jinete un significado particular, pero queremos analizar realmente en el contexto bíblico que significa esta asombrosa y polémica simbología apocalíptica.

El pasaje del Apocalipsis

Apocalipsis 6:2-8 - "Y miré, y he aquí un caballo blanco; y el que lo montaba tenía un arco; y le fue dada una corona, y salió venciendo, y para vencer. Cuando abrió el segundo sello, oí al segundo ser viviente, que decía: Ven y mira. Y salió otro caballo, bermejo; y al que lo montaba le fue dado poder de quitar de la tierra la paz, y que se matasen unos a otros; y se le dio una gran espada. Cuando abrió el tercer sello, oí al tercer ser viviente, que decía: Ven y mira. Y miré, y he aquí un caballo negro; y el que lo montaba tenía una balanza en la mano. Y oí una voz de en medio de los cuatro seres vivientes, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario; pero no dañes el aceite ni el vino. Cuando abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto ser viviente, que decía: Ven y mira. Miré, y he aquí un caballo amarillo, y el que lo montaba tenía por nombre Muerte, y el Hades le seguía; y le fue dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las fieras de la tierra."

 

 

Una de las cosas que aprendemos en el estudio de la Biblia, y de toda escritura inspirada, es que un mismo símbolo hace referencia a distintas circunstancias o momentos de la historia. ¿Qué queremos decir con esto? Que la profecía de los cuatro jinetes puede referirse al fin de los tiempos, como así también a eventos que se han estado sucediendo a lo largo de esta era.

El significado de cada jinete

El primer sello es abierto y Juan ve un caballo blanco, cuyo jinete tiene una corona, y además un arco. Sale venciendo y para vencer: esto es una imitación de la segunda venida de Yeshúa haMashíaj (Jesucristo), pues el mismo viene en un caballo blanco, y además tiene muchas diademas en su cabeza. No usa un arco debido a que matará con el poder que le dará de los ángeles que vienen con él. Por tanto este primer jinete simboliza el espíritu anticristo, pues se camufla el falso evangelio usando un caballo blanco, tal como se lo representa a Mashíaj, y además tiene una corona. El arco simbolizaría la muerte a la que somete el falso evangelio a aquellos que no quieren aceptarlo, símbolo de las mas cruentas persecuciones que han habido en nombre de Mashíaj, pero que en realidad han sido herederos de la Gran Babilonia, y de las falsas doctrinas, que no se corresponden con la Torah de YHWH, Elohim nuestro. Sale venciendo y para vencer, esto es, las falsas doctrinas se infiltran en la iglesia primitiva, y corrompen por completo el sano conocimiento de nuestro Elohim, y de su Mashíaj.

Es momento oportuno para citar a Yeshúa haMashíaj dando una declaración profética que tiene una relación directa con la profecía de estos cuatro jinetes:

Matityahu/Mt. 24:4-8 - "Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre, diciendo: Yo soy el Cristo; y a muchos engañarán. Y oiréis de guerras y rumores de guerras; mirad que no os turbéis, porque es necesario que todo esto acontezca; pero aún no es el fin. Porque se levantará nación contra nación, y reino contra reino; y habrá pestes, y hambres, y terremotos en diferentes lugares. Y todo esto será principio de dolores."

Nótese como Yeshúa habla de los acontecimientos en el siguiente orden:

* La ya mencionada actividad anti-Mashíaj, representada por el caballo blanco.

* Guerras y rumores de guerras: este es el caballo rojo, que tiene la gran espada, y quita de la tierra la paz. Una consecuencia de la desobediencia es inmediatamente la falta de paz, tal como vemos ya desde el principio, como Kayín se levanta contra Jebel/Abel para matarlo.

* Hambres: el caballo negro con la balanza del jinete en su mano representa el hambre. Pero hay una orden divina al respecto, y es que no hay que dañar ni el aceite ni el vino, aunque la expresión: "...
Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario..." estaría indicando que todo está a la venta por la situación en sí, excepto el aceite y vino mencionados. Una consecuencia inmediata de una situación de guerra y falta de paz es el hambre generalizado. El aceite es la unción de la ruaj haqodesh/espíritu de santidad, y el vino es la sangre expiatoria que da testimonio en la tierra (1 Jn. 5:8). Estas no faltarán durante la hambruna, a pesar de los padecimientos. Todo da a entender que el evangelio está en pie durante el proceso de sufrimiento de la humanidad. Este es el significado mixto que tiene el tercer jinete.

* Por último el Señor menciona "pestes": este es el caballo amarillo que le sigue el reino de la muerte (hades). Una consecuencia inmediata de la hambruna es la disminución de las defensas de la persona, y por tanto caer en peste y enfermedad, con muertes masivas en la tierra.

Conclusión: Las profecías son un vehículo por el cual Elohim comunica a Sus santos las verdades eternas, y los acontecimientos futuros. Mientras hayan falsas doctrinas habrán manifestaciones previas de estos tres jinetes restantes al caballo blanco que las representan. Están por venir los peores momentos, llamemos a todos los santos a orar por ser librados de la calamidad que se avecina.

 
 





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org