...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Apocalipsis 12: La mujer y el dragón


por Leonardo Betetto


#1: "Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas."

Mujer en la Biblia es símbolo de una asamblea, un pueblo o nación. En los profetas vemos a Israel como se la simboliza como la esposa de YHWH (Yihwéh: El -que- Estará); título que ha compartido con el Mashíaj/Mesías (Jer. 3:14; 2 Cor. 11:2). La iglesia falsa también es representada por una mujer, esto es, la prostituta (Is. 23:16; Jer. 3:3; Ez. 16:31; Ap. 17:1).

La mujer está vestida de sol, lo que indica sin duda que está iluminada. Yeshúa habla que Israel debe ser luz para las naciones; pues si se prende un candelero no se esconde, sino que se pone para que alumbre a todos en la casa (Mt. 5:15). También los profetas hablan de esta luz que es Israel (Is. 42:6, 60:3). Así Israel es luz para todo el mundo, por medio de la Torah (Dt. 4:8). El que practica la Torah irradia una virtud de la cual deben tomar ejemplo todas las demás naciones. Por eso se dice que desde Tzyon/Sion saldrá la Torah (Is. 2:3). Este hecho hace que Israel tenga la luna debajo de sus pies. Tener algo debajo de los pies es símbolo en las escrituras de haber derrotado a tal objeto o ser (Gn. 3:15; 2 S. 22:39; Sal. 8:6, 18:38, 47:3; 1 Cor. 15:25, 27). Así la luna, que a su vez simboliza la noche, la oscuridad y las tinieblas, están bajo los pies de la mujer, denotando la victoria absoluta que ha ejercido sobre el pecado y la muerte (Gn. 3:15; Rom. 16:20). Yeshúa derrotó a las fuerzas de las tinieblas cuando padeció, y resucitó de entre los muertos (Heb. 2:14).

Las doce estrellas sobre su cabeza son las doce tribus de Israel (Gn. 37:9).

Cristo: el Mesías de Israel y el mundo

#2: "Y estando encinta, clamaba con dolores de parto, en la angustia del alumbramiento."

La mujer está embarazada de un hijo, y clama con dolores, lo que simbolizaría las distintas tribulaciones por las que ha pasado Israel hasta que nació ese hijo:

- La aflicción en Egipto
- La aflicción en la época de los Jueces
- La aflicción de Efrayim/Efraín por Asiria
- La aflicción de Yehudah/Judá por Babilonia
- La aflicción de Judá ante Roma
- La aflicción de Israel disperso entre las naciones

También este dolor eventualmente representa el dolor interno de Israel, en las pujas entre los reinos del Norte y del Sur (Is. 11:13).

Satanás el diablo, o serpiente antigua

#3: "También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas."

Escarlata en griego es purrós, que en otro apartado es "bermejo"; del color del fuego. En hebreo es adóm, el color del guisado que Jacob dio a Esaú. De allí también es Adam (humano). ¿Qué relación hay entre la piel del dragón y la del hombre? Que el dragón se ha revestido de la muerte del hombre; es un asesino y homicida desde el principio (Jn. 8:44). Adam también es Alef-Dam, "primera sangre": el dragón se revistió de la sangre del primer hombre, y eso lo marcó para siempre, pues Elohim pronunció maldición sobre el serpiente (Gn. 3:14). Tener la mirada puesta en la faceta muerta del hombres es un límite que el mismo Elohim le impuso al serpiente. Por eso el dragón tiene a su cargo llevar a su máxima expresión el sistema de cosas caído, y de allí que es llamado dios de este sistema, o del siglo (2 Cor. 4:4).

Siete cabezas son siete aparatos pensantes, contrario a la mujer, y a Yeshúa haMashíaj (Jesucristo), que son representados con una cabeza. Diez cuernos son diez poderes. El dragón tiene un reino multiforme. Muestra distintos caminos que conducen a lo mismo, esto es, la muerte espiritual. Lo vemos en el paganismo: como hay distintas religiones que reclaman ir a la vida; pero en realidad son múltiples formas de ir hacia la muerte, y separación eterna de Elohim. El paganismo se ha encargado de negar la primera gran verdad que padeció el hombre, esto es, la muerte. Por ello vemos en las religiones paganas que la inmortalidad del alma es moneda corriente.

Siete cabezas y diez cuernos nos está indicando que hay tres cabezas que tienen dos cuernos, en vez de las otras cuatro, que tienen uno. El tres, al margen de ser la deidad en el paganismo, son tres religiones mayoritarias que se levantaron durante los primeros siglos de esta era: El Cristianismo Apóstata, el Islam, y el Judaísmo Rabínico o Talmúdico. Cada una de estas religiones tiene en su visión de dos cuernos, que representan el poder político y el religioso.

Diadema en hebreo es nézer, que significa apartado, dedicado. Cada cabeza está dedicada así a algo. En este caso vimos que es una multiforme dedicación para llevar a los mismo, que es la falsa religión, y en suma: la muerte.

La caída de los Vigilantes del Cielo

#4: "y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese."

La cola - como vemos hacen los dragones - significa que va arrastrando tras él. Fue una caída seguida de otra. Satanás instigó a la tercera parte de los Ángeles Vigilantes a descender sobre la tierra, para pecar y cometer abominaciones. Estrella es sinónimo de prominencia (Nm. 24:17). Por ejemplo: Yeshúa es la estrella resplandeciente de la mañana (Ap. 22:16). 

Estos ángeles que descendieron a la tierra eran Jefes Vigilantes (estrellas), tal como vemos en lo relatado por el profeta Enoc. Asumieron cuerpo humano, y se unieron a las mujeres de la tierra para procrear gigantes (Gn. 6:2). Los Vigilantes no tenían en lo absoluto la aprobación de Elohim para tales actos; así, por tanto, ellos se rebelaron. Además, enseñaron a los hombres secretos que no les estaban permitidos. Uno de ellos, de hecho, fue el que usó Satanás para tentar a Jawá/Eva (Enoc 10:11, 54:6); nuestra madre. Esos gigantes, al morir se convirtieron en los que luego fueron "demonios" (Enoc 15:11), que afligen a los humanos, tal como hicieron otrora como gigantes físicos, llegando su maldad a ser tal, que hasta devoraron hombres. Gracias al Apocalipsis, sabemos que esos Vigilantes fueron la tercera parte del total de Vigilantes de los Cielos.

Completar con estos temas:

Satanás - www.debarim.org/satanas.htm
La verdadera caída de los ángeles - www.debarim.org/angeles.htm
La conspiración de Satanás - www.debarim.org/diablo.htm

La tribulación de Israel

El dragón ha sabido todo el tiempo que vendría un hijo de la mujer, un hijo de Israel, quién a su debido tiempo aplastó su cabeza, es decir, su maquinaria pensante, y su potestad. Por ello se posicionó para estar listo para matarlo ni bien naciera, como lo hizo por medio de Herodes, que quiso matar al bebé nacido. Por supuesto, no lo logró. De hecho, la línea genealógica del Mesías fue a menudo una delgada línea, que el poder de Elohim se encarga de preservar de todas formas:

- Kayin/Caín mato a Jebel/Abel
- Noaj/Noe fue salvo de la destrucción masiva
- Sarah era estéril, pero dio a luz un hijo 
- Abraham recibió orden de ofrecer a su hijo Yitzjak/Isaac en holocausto, pero fue detenido
- Esaú quiso matar a Jacob
- El faraón ordenó matar a todo hebreo masculino
- El faraón trato de destruir a Israel, pero lo aplastó el agua
- Las rebeliones de Israel amenazaron con hacerla desaparecer
- Herodes mandó a matar a los infantes

También el dragón tentó sin éxito a Yeshúa en el desierto. Finalmente Yeshúa aplasta la cabeza del serpiente por Su muerte, y resurrección (Heb. 2:14). 

Los santos gobernarán con el Cristo

#5: "Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Elohim y para su trono."

Yeshúa y los cristianos gobernarán no solo Israel, sino también esta promesa se extiende a toda la tierra, esto es, ejercer gobierno sobre todas las naciones (Ap. 2:26). Llegado el momento, en el día de YHWH, Yeshúa tomará el control del planeta, pues hoy, y hasta entonces, el mundo entero está bajo la maldad (1 Jn. 5:19).

A partir de la resurrección, Yeshúa asciende a los cielos (el tercero, o paraíso de Elohim <2 Cor. 12:2>) y comparte Elohim Su trono con Él. Arrebatado (gr. jarpázo) es un término en el Nuevo Testamento que versa sobre ser tomado por Elohim para ser trasladado a otro lugar. Yeshúa se sienta así a la diestra de Elohim (Sal. 110:1; Mr. 12:36; Hch. 2:34). Es una realidad, de como YHWH ha exaltado a los hombres por medio de Yeshúa, el Hijo del Hombre; y lo hace por sobre toda potestad y dominio en cielo y tierra.

Elohim (Di-s) protege a Israel

#6: "Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Elohim, para que allí la sustenten por mil doscientos sesenta días."

Los mil doscientos sesenta días son tres años y medio, el tiempo que durará el gobierno de la bestia que se detalla en el cap. XIII del Apocalipsis.

El escenario mundial va convergiendo hacia un sistema llamado el NOM (Nuevo Orden Mundial: Novus Ordus Seclorum <ver billete de un dolar>); que es la máxima expresión de desarrollo que se concibe de parte del hombre caído, bajo la activa influencia de Satanás, como ya comentamos.

Se instaurará una medida económica, que será en poner una marca en la frente y en la mano (algún tipo de microchip); marca sin la cual nadie podrá comprar y/o vender. Esto será una complicación decisiva para quienes no acepten marcarse de esa forma, pues la marca va aparejada con la adoración a la bestia. La profecía recalca condenación para el que lo haga (Ap. 14:9). En otras palabras, las personas serán obligadas a adorar a la bestia, y ponerse la marca en la frente, y en la mano. Quienes estas cosas no acepten, serán perseguidos por enemigos del NOM, y serán obligados a refugiarse, tal como la mujer (Israel); los israelitas piadosos tendrán que huir al desierto, donde Elohim les proveerá, tal como ya aconteció en el mismo desierto cuando salieron de Egipto. Recordemos que no solo de pan vive el hombre, sino de lo que viene de la boca de Elohim (Dt. 8:3; Mt. 4:4). Quienes no huyan al desierto, dependerán de la misericordia de la gente que tiene la marca, y les darán alimento, agua y abrigo, tal como vemos en la profecía de Yeshúa:

Mattityahu/Mt. 25:34-40 - "Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me recogisteis; estuve desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a mí. Entonces los justos le responderán diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, y te sustentamos, o sediento, y te dimos de beber? ¿Y cuándo te vimos forastero, y te recogimos, o desnudo, y te cubrimos? ¿O cuándo te vimos enfermo, o en la cárcel, y vinimos a ti? Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis."

 ¿Quienes son los hermanos más pequeños de Yeshúa? La asamblea de Israel, o Iglesia de Elohim. De modo que, en efecto, habrán personas con la marca de la bestia, que tendrán acceso a recursos económicos, y harán misericordia a las ovejas de Yeshúa, quienes estarán pasando grandes necesidades.

#7-9: "Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles; pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo. Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él."

Satanás descenderá a la tierra con sus ángeles

Mijael/Miguel, el Vigilante de los Cielos, entabla batalla contra el dragón y sus huestes que están en el cielo... ¿Cuál cielo, pues hay tres (el paraíso, el espacio cósmico, y la atmósfera)? Del segundo cielo, o espacio cósmico, y esto lo sabemos porque en este momento Satanás, y sus ángeles, moran en el espacio cósmico; tal como dice Pablo, que no tenemos lucha contra carne y sangre, sino contra huestes de maldad en las regiones de arriba (Ef. 6:12). Está hablando la profecía, entonces, de una batalla futura, antes del inicio del gobierno de tres años y medio de la bestia (Dn. 7:25). Estas huestes espirituales son las que hoy están causando el fenómeno OVNI, y muchas actividades paranormales en diversos puntos de la tierra.

Satanás fue expulsado del tercer cielo, o el más elevado cielo, donde mora Díos, cuando Yeshúa, la noche en que inició Sus padecimientos, se nos dice por El Mismo que el príncipe de este mundo sería echado fuera (Jn. 12:31). Existió una época anterior al juicio de Satanás, donde tenía acceso pleno al tercer cielo, junto con los hijos de Elohim (Job 1:6, 2:1), para acusar a los hombres. Cuando Yeshúa padeció en el madero, Satanás fue expulsado del tercer cielo, y perdió por completo la prerrogativa de poder acusar a los santos, pues el pecado fue expiado en su totalidad (Heb. 10:1; Rom. 8:1). No hay pues ninguna condenación para quienes están en Cristo. La escritura dice que Yeshúa clavó en el madero el acta de decretos que había en contra de nosotros, de modo que hemos sido limpios de toda iniquidad (Dn. 9:24; Col. 2:14).

Dice que el dragón engaña al mundo entero (Jn. 8:44). Este es un buen punto de partida para saber que las religiones son falsas en su casi totalidad. El aspecto multiforme del dragón hace que distintos caminos parezcan conducir a la verdad, pero en realidad son puras mentiras. Shaúl/Pablo dice que Satanás se disfraza como ángel de luz para engañar a la gente (2 Cor. 11:14). Engaña al mundo entero, es una afirmación que no podemos pasar por alto, pues eso implica que es en la norma general donde reina el engaño, no en las excepciones. Las religiones mayoritarias son falsas, solo por un cabal conocimiento de las santas escrituras es que escapamos del engaño. En cuanto al fenómeno OVNI, simulan ser seres benevolentes que vienen a ayudarnos; cuando en realidad no son agentes de la vida eterna, tal como es Yeshúa, y Sus ángeles.

Pero cuando se inicie el gobierno de la bestia, la encarnación de Satanás mismo, los OVNIS, es decir, Satanás y sus huestes, que serán arrojados a la tierra, se manifestarán como nuestros salvadores. Esos son los mensajes "positivos" que dan a los contactados en la tierra, sobre todo por medio de los practicantes telepáticos de la Nueva Era. El mundo será testigo del engaño más grande de la historia. Las personas que no tengan conocimiento de la verdad verán como los "hermanos de los cielos" descienden para ayudar a traer la paz universal. Pero como dice la escritura: "cuando digan paz y seguridad, vendrá sobre ellos destrucción repentina..." (1 Tes. 5:3). Y esa destrucción son las siete copas de ira, y el día de YHWH (Mal. 4:1; Hch. 2:20; 2 P. 3:10; Ap. 1:10).

#10-11: "Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Elohim, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Elohim día y noche. Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte."

Dos hechos importantes acontecen en el cielo y en la tierra cuando es echado el dragón del tercer cielo: por un lado el dragón pierde la posibilidad de acceder al trono de Elohim para acusar al pueblo de Elohim; actividad que ejerció desde que hizo caer en pecado al hombre. Esta actividad maliciosa y perversa de Satanás la vemos claramente en el libro de Job, y Zacarías (Job 1:6; Zc. 3:1). Pero por medio de la sangre del Cordero, el ser humano ha vencido a Satanás, y éste perdió toda potestad de acusar a los seres humanos, pues donde hay remisión absoluta ya no hay más posibilidad de acusaciones. Satanás pierde así su batalla contra los santos. Yeshúa limpió totalmente a Israel, y ya no hay pecado de que acusarla (1 Jn. 1:7).

Cristo se sienta a la diestra de Elohim (Di-s)

Por otro lado, hemos de destacar algo sumamente trascendente, y es que un ser humano, o Hijo del Hombre ha vencido sobre toda autoridad y dominio malignos, para sentarse nada más y nada menos que a la diestra del mismo Elohim YHWH. Muchos, a quienes todavía no les ha amanecido, piensan que ver a Jesús como un hombre, y solo un hombre, es bajarlo inicuamente de su posición, cuando en realidad es todo lo contrario: debemos estar orgullosos y agradecidos con YHWH de que un hombre haya logrado tal prominencia sobre toda la creación (Mt. 28:18; Jn. 17:2; Ap. 2:27). La escritura dice que Elohim ha escogido lo vil y menospreciado de este mundo para avergonzar a lo fuerte (1 Cor. 1:28). Así, el hombre, al cual Satanás hizo caer a la fosa, Elohim le levanta para ponerlo por encima inclusive de todo dominio y potestad celestial (Mt. 28:18). Y es por eso que la creación gime a una esperando la manifestación de los hijos de Elohim (Rom. 8:22). Serán así, pues, reemplazadas las potestades malignas por seres humanos glorificados, junto con los santos ángeles de Elohim, cuya primicia es Yeshúa (1 Cor. 15:23). Los humanos han de juzgar a los ángeles (1 Cor. 6:3). Se refiere en este caso a los ángeles caídos, y aliados de Satanás.

Menospreciar la vida corruptible hasta la muerte, hace que tengamos mayor parte en el mundo por venir, y es la persecución por causa del evangelio a lo que hace referencia esta escritura (Sal. 44:22; Rom. 8:36).

Por Su parte, Yeshúa es constituido Sumo Sacerdote según un orden eterno (Malkytzedeq/Malquisedec), que no tiene fin, entrando al lugar santísimo con su propia sangre, haciendo así perfectos a los que por él se acercan a Elohim (Sal. 110:4; Heb. 7:25). Siendo ya perfectos los santos, no queda perfección futura a lograr, ni hay acta contraria a los hijos de Elohim entre los hombres. El primer pacto era imperfecto en ese sentido, sin embargo el nuevo no tiene ese defecto (Heb. 8:7).

#12: "Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo."

Hay alegría en los cielos por la expulsión del serpiente o dragón. Sin embargo, por su expulsión de los cielos, el dragón toma su posición en la tierra, donde moran los humanos. Se lanza un "Ay" a los moradores de la tierra y el mar, lugar donde por un período corto de tiempo ascenderán dos bestias. La una que perseguirá a los santos del Altísimo (Dn. 7:25; Ap. 13:7), y la otra que hace señales para engañar a los habitantes de la tierra (Ap. 13:13). El dragón sabe que ha perdido su batalla, y que tiene poco tiempo para culminar con su plan para el actual sistema de cosas en el cual quedó confinado.

Cuando esto acontezca, la actividad OVNI ya no será un misterio, sino que se manifestarán los "ET" de una manera abierta y explícita, presentándose como amigos... ¡Amigos de los enemigos de Elohim! Ellos han estado preparando al hombre, sobre todo desde el incidente de Roswell, para que acepten la existencia de extraterrestres; pero los hombres también han sido influidos a no tomar la Biblia como fuente de verdad al respecto. A través de los contactados de la Nueva Era, dan mensajes de amor universal, indicando que llegado el momento intervendrán en la historia del planeta tierra... ¡Una sucia maniobra del dragón para logra la aceptación masiva de los terrícolas! Nótese como todos los contactados dan mensajes de un futuro descenso de estos maestros, tal cual engañaron otrora los Vigilantes del Cielo que cayeron. Así el dragón tendrá poco tiempo para llevar a pleno sus maquinaciones.

Respecto de este tema, completar con: www.debarim.org/nuevoordenmundial.htm

#13-14: "Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. Y se le dieron a la mujer las dos alas de la gran águila, para que volase de delante de la serpiente al desierto, a su lugar, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo."

La Bestia haciéndose pasar por Elohim (Di-s)

Pero para el pueblo de Elohim, la iglesia, el Israel santo, sabe perfectamente que todo es un gran engaño, y una mentira; ninguno de los impíos entenderá (Dn. 12:10). Por ello Pablo señala y agradece que los santos han sido salvos por la fe en la verdad (2 Tes. 2:13).

La bestia se instalará en Tzyon/Sion, el Santo Templo de Elohim, haciéndose pasar por Elohim (2 Tes. 2:4). Todos los que reciban la marca de la misma en la frente y en la mano, que podrán comprar y vender, le adorarán como el gran salvador de la humanidad; pero los santos se verán forzados a huir de Israel. Solo el Israel rebelde a Elohim es el que estará en aquellos momentos en la tierra santa... Perseguidos serán aquellos que guardan los mandamientos de Elohim, y tienen el testimonio de Yeshúa (#17). Este hecho será el opuesto al éxodo de Egipto en el pasado, de alguna manera, pues las alas del águila llevará en este caso a la mujer hacia el desierto, en vez desde el desierto a Israel (Éx. 19:4). Alas de águila es una forma de representar la ayuda divina para escapar del sufrimiento, y la esclavitud. Dice que será sustentada por tiempo, tiempos y la mitad de un tiempo. Esto será pues 1 año, 2 años, y 1/2 año, es decir, tres años y medio, o mil doscientos sesenta días.

Dice que la mujer es sustentada, tal como la misma mujer fue sustentada sobrenaturalmente en el desierto, tras la salida de Egipto. No perdamos de vista que hacia el sur de Israel tenemos un gran desierto, en Arabia Saudita. La mujer muy probablemente comerá del man/maná sagrado (Éx. 16:31; Ne. 9:20), y hará salir Elohim agua de la peña nuevamente (Nm. 20:8; Is. 48:21). Así que durante 1260 días, la mujer será sustentada por Elohim, hasta tanto termine el gobierno de la bestia, y el falso profeta, tras la venida del Señor.

#15-16: "Y la serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río. Pero la tierra ayudó a la mujer, pues la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había echado de su boca."

El serpiente, indignado con la mujer, lanza de su boca agua como un río. Esto es muy posiblemente un simbolismo, como buena profecía que es, donde de seguro ejércitos enviados por la bestia tratarán de destruir al Israel que no acepta el gobierno del inicuo. El agua como ríos es sinónimo de ejércitos (Is. 8:7). Pero la tierra se abrirá, y serán engullidos al seol los ejércitos que persigan a la mujer, así como se abrió la tierra en la rebelión de Kóraj/Coré, y se trago a los rebeldes de Israel.

Satanás persigue a Israel

#17: "Entonces el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Elohim y tienen el testimonio de Jesucristo."

La escritura presenta como descendencia de la mujer una actitud del santo, pues tanto Israel como las naciones han pasado a ser "la mujer" que es Israel, no por una cuestión genética, sino por la obediencia a los mandamientos y al testimonio de Yeshúa. En cualquier lugar que estén, estos fieles hombres y mujeres que se rehusarán a ponerse la marca de la bestia, y adorar su imagen, serán perseguidos y quebrantados. Por eso dice la profecía que allí está la paciencia y la fe de los santos (Ap. 13:10, 14:12). Estas son los hermanos más pequeños de los cuales habla Yeshúa en su profecía que ya citamos. La falta de la marca en sus frentes y manos hará que estén imposibilitados de comerciar, lo que hará de ellos gente con todo tipo de carencia, y encima persecución.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org