...me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. (Judas 1:3)
Contacto
Propósito
Autor
Inicio




Puedes escuchar este material en audio utilizando este control





Para visualizar este documento en formato PDF, haga clic en la siguiente imagen





Participa de nuestro foro de charlas bíblicas, y debates teológicos





Utilice la mejor herramienta para el análisis y estudio de las escrituras





Visualice temario de nuestra web



Católicos, Protestantes, y el Anticristo


por Leonardo Betetto



El anticristo según el Nuevo Testamento

Las escrituras nos dicen claro quién es el anticristo:

1 Jn. 2:22 - "¿Quién es el mentiroso, sino el que niega que Jesús es el Cristo? Este es anticristo, el que niega al Padre y al Hijo."

No nos engañemos, si durante el siglo I habían muchos que estaban predicando contra el Cristo, Satanás no ha estado dormido estos últimos dos mil años; por el contrario, ha infiltrado los sistemas religiosos, sembrando doctrinas perniciosas, que niegan rotundamente la condición de Cristo, y de Hijo de Elohim de parte del Jesús.

El saber popular, y aún por qué no las mismas religiones, muestran al anticristo como una persona única, y además de aspecto maligno. Nuevamente: no nos engañemos, un anticristo no tiene aspecto maligno, pues sino no podría engañar nunca a la humanidad completa, tal como ha estado haciendo en esta era. Recordemos que Satanás es el Elohim de esta era (2 Cor. 4:4). Así que sus efectos los tenemos que ver en la mayoría, no en algún grupo pequeño que está tratando de engañar al mundo. El Señor nos advierte de tener cuidado con los que vienen a nosotros disfrazados de corderos (Mt. 7:15). Y esto lo dice al momento de señalar que existen falsos profetas, y que no resulte sorprendente lo que nos comenta un versículo antes, esto es, que ancha es la puerta que lleva la muerte. De modo que, una vez, más, la puerta que lleva la muerte y la mentira es ancha, no una puertecilla que algunos están tratando de abrir, como una gran excepción. Así vemos que la mentira es la regla en este mundo, no la excepción.

Increíble, pero la cristiandad post apostólica se constituyó anticristo

Aunque parezca increíble, la mentira ha infiltrado de tal modo la cristiandad, que se enseña libremente la doctrina del anticristo, sin que los confiados y engañados feligreses estén siquiera consciente que el daño viene desde adentro de la misma iglesia. Y nos referimos específicamente al catolicismo romano, y sus derivados protestantes.

La cristiandad ha negado durante esta era que Jesús es el Cristo, y lo hace deformando las doctrinas sobre el mismo, comenzando por una básica, y es que para que Jesús sea Cristo (ungido) debe ser descendiente del rey David (Is. 11:1; Rom. 1:3). En la Biblia las genealogías, sobre todo la real de Israel, se traza exclusivamente vía paterna. De modo que al ser hijo Jesús sin padre biológico, eso lo puede poner como algo muy atractivo y santo desde cierta óptica pagana, pero lo descalifica totalmente como Cristo (Mesías). Es por ello que en realidad Jesús fue hijo biológico de José, aunque María concibió por el poder del espíritu de santidad (Lc. 1:35), sin duda fue con el material genético de ambos, de modo que la citada condición generacional se cumpliese.

Hijo de Elohim (Di-s) según la Biblia

En cuanto a la declaración de la escritura de negar al Padre y al Hijo, esta condición se cumple también al negar que Jesús es el Cristo, pues para la Biblia el ser hijo de Elohim tiene que ver con una cuestión de preeminencia para ese Cristo o Mesías, tal como vemos en la misma escritura, que por convención resulta ser el rey de Israel Hijo de Elohim:

2 S. 7:14 - "Yo le seré a él padre, y él me será a mí hijo..."

He. 1:5 - "Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Elohim jamás: Mi Hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, Y él me será a mí hijo?"

En la cita de 2ª Samuel y Hebreos vemos la preeminencia otorgada al Hijo por el Padre, e insistamos que esta condición es otorgada básicamente porque califica biológicamente para tal fin, esto es, se trata de un descendiente físico de David, lo cual el cristianismo oficial niega rotundamente al negar que sea hijo de José, el cual fue de la casa de David (Lc. 1:27).

El elohim (di-s) falso Santísima Trinidad

Otra doctrina desfigurante del Padre y el Hijo es la doctrina de la Trinidad, la cual deforma el concepto de ambos haciéndolos parte de una ficticia trinidad de personas divinas (1era. y 2da. personas), junto con el espíritu de santidad (3ra. persona divina). El modificar el concepto de ambos hace así que se los niegue.

Ver al respecto: www.debarim.org/trinidad.htm (La Santísima Trinidad no es Elohim).

Por tanto al anticristo no hay que verlo entre escondrijos, ni en un ser con cara de malvado que gobernará en una escena del fin de los tiempos, sino que está allí cerquita nomás de donde usted vive, disfrazado de oveja, para engañar con toda facilidad.

El Apocalipsis profetizando esta apostasía

En el libro del Apocalipsis (Ap. 13) vemos como se describe a dos bestias, y se suele decir que la primera bestia es el anticristo. Usted no va a encontrar ningún lugar de la escritura que diga que esa bestia es el anticristo, por la sencilla razón de que la Biblia ya nos enseña que el anticristo es un espíritu y una enseñanza, como vimos, que el cristianismo caído tiene la doctrina del anticristo. De modo que, en efecto, la bestia es un anticristo, pero no EL anticristo. También la segunda bestia descrita califica perfectamente como anticristo, pues se dice que habla como dragón. El cristianismo habla mentiras en pos de negar al Hijo, lo cual muestra que esa bestia del Apocalipsis es un falso profeta, pues vienen a nosotros disfrazados de ovejas, pero hablan cosas del dragón, esto es, puras mentiras (Jn. 8:44). Y precisamente una traducción correcta del pasaje donde se la menciona, dice que esa bestia tiene el aspecto de un cordero con dos cuernos, pero habla como dragón:

Ap. 13:11 - "Y vi otra bestia subir de la tierra, y tenía cuernos dos semejantes a cordero, y hablaba como dragón." (Versión de Jüneman).

Note que así pareciera que son los dos cuernos como los de cordero, pero si cambiamos la coma, y traducimos del griego queda así:

"...y tenía cuernos dos, como cordero..."

Es decir, se trata de una bestia como un cordero, y que tiene dos cuernos, lo cual muestra que es un cristianismo apostatado, tal como ya comprobamos. Esto se hace extensivo a una persona, producto de ese sistema, que surgirá en la escena futura.





(c) 2017 Leonardo Betetto / Debarim - Dedicado a: YIHWEH Tzebaot
http://debarim.org